Mostrar feed RSS

Sala de Prensa

Como los espetos de Torrox

Calificar esta entrada
por - 28/06/2011 a las 22:01 (3485 Visitas)
Aquella frase hecha de que el Betis es una religión a veces resulta 'jartible' de tanto escucharla.
Pero es una verdad como un templo. Hay béticos por todos sitios. El pasado lunes, el Málaga del jeque, el de los millones, presentó a Joaquín tras pagar por él cuatro millones de euros (qué gran negocio para Lopera que lo vendió por 25). Un servidor por aquello de cubrir para los Deportes Cuatro todo aquello que acontece en el deporte de Andalucía se desplazó para la Costa del Sol y antes de trabajar, como diría alguno que yo conozco, hay que comer. Y así lo hicimos. Unos espetos en Torrox Costa con un grupo de... béticos (encabezados por el gran Francis. ¡Qué gran empresa LOZARO!). Ellos, ajenos a tanto jeque y millones, siguen a su equipo a todos sitios. Viven desde la distancia lo que le ocurre a 'su' Betis, tienen como fondo de pantalla una imagen de la celebración del último ascenso y como página de referencia Betisweb. ¡Grandes! Sin duda unos espetos verdiblancos a la orilla del Mediterráneo.

Y la historia anterior es sólo un ejemplo de la grandeza de este equipo. Clásico e histórico, pero a la vez moderno y funcional, que es lo que están consiguiendo los miembros del nuevo Consejo de Administración. El Betis se había convertido en un club arcaico y cutre a la vez. Sin imagen y anclado en los años 60. Y todo ello respaldado por un hombre con muuuuuuucho dinero. Ahora, sin dinero y en Ley Concursal, el Betis se está modernizando a pasos agigantados. Ya saben: querer es poder. Simplemente una página web digna, un adecentamiento de la sala de prensa o de la puerta de cristales han servido para darle un lavado de cara a la entidad. Es cierto que el Consejo no lo está haciendo todo bien, ni mucho menos, pero son trabajadores y luchan por un Betis nuevo y con proyección de futuro. Si la suerte acompaña y no descienden a Segunda, el Betis de la segunda década del siglo XXI será nuevo e ilusionante.

En seis meses han avanzado más que en 18 años... y 'sin un duro'. Y es que los béticos, de Sevilla o de Torrox, van a seguir siéndolo siempre, pero ahora seguro que están más orgullosos. Sin duda.

Comentarios