Mostrar feed RSS

Sala de Prensa

La unión hace la fuerza

Calificar esta entrada
por - 28/11/2013 a las 09:26 (1597 Visitas)
Los dos dirigentes verdiblancos aplaudiendo al equipo durante un partidoNo son recomendables los momentos convulsos que vive el Betis. Tras la penosa imagen ofrecida en el derbi y las vacías palabras de todos los implicados, la situación se torna preocupante.

Aunque antes del encuentro contra el eterno rival, hubo otro acontecimiento no menos importante para el club, y donde tampoco se transmitió una buena imagen que digamos.

El ambiente que se generó alrededor de la Junta General de Accionistas no es lo más recomendable para la salud institucional del club. Bastante tenemos con lo que sucede sobre el césped como para que todos los que tienen una responsabilidad anden removiendo las alfombras de la planta noble de La Palmera.

Pasado el tiempo del ocultismo y la ignominia, el Betis está dirigido por profesionales que están haciendo su trabajo como mejor saben para tener éxito en la parcela deportiva y reconvertir una catastrófica situación económica. Evidentemente, José Antonio Bosch, Miguel Guillén y todo su equipo habrán cometido errores pero, hasta el momento, creo que el balance es positivo.

Igualmente, el club tiene como mejor legado de esos años convulsos, las plataformas de béticos de base que fueron esenciales para desenmascarar al dictador del Fontanal y que deben seguir haciendo su trabajo de fiscalización para velar por los intereses de la entidad.

Por eso, creo que debemos confiar en el actual consejo y, a la misma vez, pedirle responsabilidades en un entorno de madurez, honestidad, diálogo y con la colaboración como arma esencial. Y también es necesario que exista un espíritu de autocrítica para que muchos de los egos que existen y que se perciben, en ambos lados, se destierren porque por encima de las personas está la institución.

El clima de enfrentamiento y confrontación vividos en estas semanas no aportan sino inestabilidad y argumentos a ese rescoldo loperista que sigue en las trincheras esperando una oportunidad para volver a entrar por la puerta de cristales. Estos momentos de nerviosismo y tensión traen además situaciones de desconfianza y rechazo que se cobran algunas víctimas que podrían ser muy válidas para aportar conocimiento y experiencia al club.

Es el caso del empresario y profesor Francisco Rubiales, propuesto para consejero de comunicación y, que tras su inicial error en Twitter, ha terminado renunciando, en un gesto que le honra, tras los ataques desaforados de algunos periodistas, la pasividad y el miedo del propio consejo y la desinformación más absoluta de las plataformas.

Cuanto antes, Bosch y Guillén deben propiciar una reunión con las plataformas para aclarar malentendidos, limar asperezas, olvidar viejas rencillas y programar una estrategia de trabajo común que les permita seguir progresando y construyendo un Betis más profesional, grande y unido. Olvídense de sus egos personales, de su orgullo y piensen en las trece barras de ese escudo que les exige responsabilidad, honradez y altura de miras. Por lo que más quieran, no me recuerden con sus comportamientos al que habita en la calle Jabugo, que es pensar en su nombre y sentir náuseas.

J.J Barquín
Categorías
Institucional , J.J. Barquin

Comentarios

  1. Avatar de thomson
    Hay ciertas personas, plataformas o quienes las dirigen, que reunirse con ellas es perder el tiempo. No entienden la dirección del club sin ellos comandándola. Eso sí, desde la tranquilidad del otro lado de la mesa se hace todo muy bien. Lo tienen facil, se lo dijo Bosh, una recusación al juzgado y tienen su dimisión en 24 h. ¿A que esperan, si todo está tan mal?.