Mostrar feed RSS

Sala de Prensa

A medias

Calificar esta entrada
por - 06/10/2014 a las 15:11 (1229 Visitas)
andan y ndiaye posan con niñosCon un punto que habrá que hacer bueno dentro de unos días ante Las Palmas. Así regresó de su visita a Zorrilla un Betis que sigue progresando, pero al que todavía no le da para derrotar a rivales directos en la lucha por el ascenso. De momento, la defensa evoluciona favorablemente, siendo capaz de parar la sangría de goles en contra hasta el punto de encadenar dos duelos consecutivos con la puerta a cero. Tanto es así que incluso Perquis y Figueras comienzan a transmitir la confianza que muchísimas veces se les ha echado en falta, siendo conscientes de que si el equipo se hace fuerte atrás siempre estará asegurado un punto como mínimo.

Sin embargo, al centro del campo le cuesta un mundo dar señales de vida. Ni siquiera el cambio de sistema, con Matilla escoltado con un doble pivote formado por N’Diaye y Lolo Reyes, sirvió para mejorar las transiciones de balón y conectar con la parcela ofensiva, donde esta vez no sirvió únicamente con encomendarse a Rubén Castro. De hecho, con Kadir y Cejudo pasando demasiado desapercibidos, el canario apenas dispuso de ocasiones para aumentar su cuenta y, de paso, multiplicar por tres el botín heliopolitano en tierras pucelanas.

En cualquier caso, el punto sirve a la escuadra de las trece barras para acercarse un poquito más a los puestos de ascenso directo, que quedan a sólo uno. Es más, el siguiente duelo será frente al líder, por lo que un triunfo podría traer como regalo el asalto a una primera plaza que ahora mismo no sirve de mucho, pero que sí aportaría la tranquilidad de ver al resto de adversarios por el retrovisor. Además, así se haría bueno el empate cosechado frente al Valladolid, poniendo en práctica esa media inglesa que no asegura ascensos, pero sí la confianza necesaria para mirar al futuro con optimismo.

Por tanto, no cabe otra que salir a por todas el domingo ante Las Palmas, un rival que ha comenzado mejor que nadie y que tiene deudas pendientes con una categoría que se quedó sin dejar atrás en el último suspiro del pasado curso. Para saldarlas se apoya en la puntería de un Araujo que, como Rubén en La Palmera, es fundamental para sus intereses. Todo, rodeado de una plantilla que aúna a la perfección veteranía y talento a partes iguales, conformando un bloque con pocas fisuras al que el paso de las jornadas ha convertido en uno de los grandes ‘cocos’ de la categoría.

En definitiva, un adversario que volverá a poner a prueba a un Betis de Velázquez que poco a poco va creciendo, pero al que todo el mundo le exige algo más de velocidad en su adaptación a la Segunda división. Sobre todo, porque ya ha comprobado en sus carnes que en ella nadie regala nada por historia o masa social, puesto que las victorias sólo llegan si el equipo corre más y mejor que el contrario. Por ello, no cabe otra que pulir errores y seguir potenciando virtudes durante esta semana, afrontando de la mejor manera posible un partido en el que no puede haber otro objetivo que el triunfo, ya que si no de poco habrá valido ese punto cosechado en Zorrilla que ha dejado a medias las tareas verdiblancas.

Comentarios