Mostrar feed RSS

Sala de Prensa

No miremos atrás

Calificar esta entrada
por - 17/11/2011 a las 16:12 (1509 Visitas)
Parece mentira, pero no. Tras un largo tiempo en el que el bético sólo tenía que tener los dos ojos puestos en el terreno de juego, vuelven a salir historias del pasado. Vuelve a salir la figura de un tal Lopera a la palestra, y como es normal, a nadie deja indiferente aquel hombre que para bien o para mal siempre estará ligado a nuestro club, un club que aunque algunos no lo crean, está y estará siempre por encima de cualquier persona o institución.

No está el horno para bollos como se suele decir en algunos casos, pero en este concreto mucho menos. Para nada le viene bien al Betis y a los béticos que se distraiga ahora al personal con juicios, pleitos y con un conflicto que no se sabe bien si está más próximo o lejano a acabarse.

No se trata de hablar de loperistas ni de antiloperistas, tampoco voy a entrar a valorar la figura de algunos personajes porque los actos hablan por sí solos. Lo que sí voy a hacer es animar al bético a que mire con ilusión al presente y al futuro y evite de esa forma distraerse con nombres de lo verdaderamente importante: el día a día.

Juguemos a comparar y apreciemos las diferencias. Esta semana desde el Betis se habla de la futura “Ciudad Betis” y de “Betis Lab”, una unidad de prevención de lesiones. Paso adelante. Otros en su día se encargaban de mirar para otro lado y de publicar a los cuatro vientos que habían salvado a una empresa en el 92. Paso atrás.
¿Merece la pena? Debe el bético hacer un ejercicio de reflexión. El bético debe de ser listo y no caer en la trampa. Cada cosa tiene su tiempo, y ahora es tiempo de Betis y fútbol, y no de personas que en su día ensuciaron el nombre del glorioso. No podemos pararnos a pensar ahora en manos de quien volverá a estar nuestro Betis, y sí no dejar que nuestro equipo vuelva a caer derrotado en una Liga que algunos quieren que sea de 16, y que otros la catalogan de miërda.

Béticos y béticas que están cansados de escuchar lo mismo. Dejemos de mirar ese pasado oscuro, porque nuestro futuro se escribe con los actos que realicemos en el presente. Estas son las tres palabras que tiene que tener la afición en la cabeza: Villareal, Villareal y Villareal. Lo demás, al menos de momento, es secundario.

Jesús Fernández

Comentarios