Mostrar feed RSS

Sala de Prensa

Recuerdos de un peludo argentino

Calificar esta entrada
por - 28/01/2014 a las 17:57 (1967 Visitas)
El segundo entrenador del Real Betis en su etapa como jugador verdiblanco.Mal rememorando a Antonio Machado, mi infancia futbolística son recuerdos de un campo con palcos y un extremo peludo que tenía una zurda de locura.

En esa época dos jugadores marcaron mis primeras visitas al antiguo Benito Villamarín: el mejor central que he visto en mi vida, Mühren y uno de los mejores interiores de toda la historia verdiblanca, Anzarda.

Por eso, cuando el bonaerense ha llegado de la mano de Calderón he disfrutado recordando esas primeras sensaciones de beticismo que viví cuando iba a Gol Sur con mi tío José Manuel a disfrutar del Betis.

He vuelto a rememorar esas camisetas sin publicidad, pegadas a unos cuerpos que no parecían hechos para el deporte; esa elástica de las trece barras sin publicidad y con el escudo justo al lado del corazón; esas calzonas cortas, anchas y acartonadas; y esos cortes de pelo que -vistos hoy- hacen sonrojar a más de uno. He vuelto a disfrutar con recuerdos e imágenes que se quedan grabadas para siempre, porque cuando uno es niño siente las cosas de otra manera. Y, gracias al álbum fotográfico de BetisWeb, he vuelto a visionar esa plantilla que defendió con estilo y grandeza, la camiseta del Real Betis.

He vuelto a evocar la sobriedad de Esnaola, la finura de Cobo, el físico de Bizcocho, la elegancia de Mühren, la dirección de Cardeñosa, los “cojones” de Biosca, el pundonor de Alabanda, el amor propio de López, el acierto de Landisky y, por supuesto, la velocidad, habilidad y el regate de Anzarda.

Y por supuesto, tengo en mi mente un gol, no recuerdo el rival, donde regateó al portero y cuando tenía la puerta vacía para marcar a placer, esperó nuevamente al cancerbero, le enseñó el esférico y volvió a darle otro de sus geniales recortes para marcar. Un gol de antología, de artista, de genio del balón.

Anzarda representó como nadie el sentir de este club, esa capacidad que tiene el Betis de hacer lo mejor y lo peor de un domingo para otro.

Anzarda, aquel peludo argentino como yo lo conocía, era capaz de hacer dos regates en una baldosa, marcar tres goles y en la siguiente jornada deambulaba por el campo sin dar una a derechas.

Yo crecí con ese Betis y me alegro enormemente que, tiempo después, vuelvan aquellos que sintieron esa camiseta, esa grada y este club como algo muy suyo.


J.J. Barquín

Comentarios

  1. Avatar de Lars von Betis
    Recuerdo perfectamente el gol que comentas de Anzarda en el que tras regatear al portero, en vez de empujar el balón a la portería, se quedó esperándole para darle otro regate.

    Y siendo exactos, Mühren no jugó de central, sino de líbero, figura que ya no existe en el fútbol actual.
    A Pelusa97 le gusta.