Mostrar feed RSS

Sala de Prensa

Somos el Real Betis

Calificar esta entrada
por - 13/12/2013 a las 14:33 (1546 Visitas)
La afición del Real Betis al comienzo de un partidoEl equipo es un muerto andante. Definitivamente, hemos entrado en la UVI donde nos metió el que no habla delante de la jueza pero sí da titulares a los periodistas afines.

Y no solo me refiero al plano deportivo, sino a la fractura social que se ha generado y que ha quedado plasmada en el encuentro ante el Rijeka. Una parte de la afición vitoreando a Mel; otra parte, pitando esos cánticos; los jugadores siendo el blanco de todas las iras; Stosic y la directiva abucheados.Una guerra civil en toda regla. Y en medio de todo y de todos, el Real Betis. Herido de muerte. Desangrándose. Agonizando.

Podemos buscar las razones que nos han llevado a esta situación pero tendrá que ser más adelante. La afición tiene derecho a comentar, silbar, protestar, aplaudir o jalear pero también tenemos que ser inteligentes para saber que es lo que nos conviene hacer en cada momento.

Y, perdonen que les diga, pero donde nos encontramos no queda otra opción que apoyar, apoyar y apoyar. Nuestros jugadores son los mejores. Nuestro entrenador es el mejor. Estamos con ellos y entre todos tenemos que sacar esto adelante.

No es cuestión de comparar pero hace años recuerdo como la afición del Atlethic de Bilbao apoyaba a un delantero llamado Endika. Era limitado, quiero ser elegante, hasta decir basta. Pero era “su” delantero. Era “su” cachorro. Y estaban a muerte con él. Fallaba y fallaba y le aplaudían. Y, cosas de la vida, marcó el gol que dio la Copa del Rey del 84 en aquella final de la famosa tangana entre culés y leones. Ese es el espíritu que nos debe guiar hasta finales de mayo.

Cuando llegue el calor, habrá tiempo de analizar, debatir y pedir responsabilidades. De lo contrario, estaremos cavando una tumba deportiva, ampliando la fractura social y dirigiendo al club a un escenario calamitoso. La depresión y el nerviosismo no pueden inundar al beticismo porque es el peor de los escenarios posibles para revertir una delicada situación como la actual.

Seamos Betis para que todos los que nos observan desde el cuarto anillo no se avergüencen de nosotros. Sigamos el ejemplo que nos dejaron cuando recorrieron los campos de segunda y tercera labrando una leyenda que no debemos manchar ahora.


J.J. Barquín

Comentarios