¿Y ​​​​​del despeje del portero, qué me dice?...