Bordalás es un entrenador que se basa en una sola premisa, el morder al rival. De todos los modos y medios. No aguanta en el Betis ni diez partidos.