El espiritu de pilón el de popeye...