Si nuestros dirigentes tuvieran un poco de vergüenza, ponían una denuncia en el juzgado de guardia contra la federación por corrupción o adulteración...