Análisis a Soto Grado tras el Real Betis 2-2 RCD Espanyol.

0
6428
MADRID, SPAIN - OCTOBER 30: referee Cesar Soto Grado during the La Liga Santander match between Real Madrid v Leganes at the Santiago Bernabeu on October 30, 2019 in Madrid Spain (Photo by David S. Bustamante/Soccrates/Getty Images)

Arbitraje muy cuestionable el vivido en la jornada cinco de esta Liga Santander. Los aficionados verdiblancos salieron muy descontentos con lo sucedido, ya que fueron muchas las decisiones que sacaron de quicio a más de uno. De hecho, es uno de los análisis más difíciles al que nos enfrentamos desde que aquí, en Betisweb, arrancamos con este tipo de contenido.

Las tarjetas amarillas se repartieron a cuatro por cada equipo, pero el número de faltas no refleja lo que se vio sobre el césped.

El Betis terminó con más faltas que el Espanyol (trece a nueve), algo lógico tras la expulsión, aunque la realidad es que los periquitos mostraron un juego más agresivo. En la primera mitad, fueron muchas las ocasiones en las que el colegiado dejó seguir cuando faltas, a Fekir y Rodri sobre todo, parecían muy claras.

Es más, el primer tanto de los visitantes debió ser anulado por falta sobre Guido Rodríguez. Al argentino le encuentran el tobillo de un modo grosero, haciendo que caiga al suelo y, por tanto, no pueda disputar el balón. Al ser una jugada de interpretación, el VAR no entra.

Donde sí que entró fue en la expulsión de Germán Pezzella. El central va al choque con Aleix Vidal y acaba cometiendo falta. Soto Grado primero amonesta con tarjeta amarilla, pero, tras ser llamado desde la sala VOR, expulsa al argentino. Si tuvo en cuenta la sangre, o se asustó por la herida, solo lo sabe el mismo árbitro. Pero si desde el VAR le incitan a expulsar, debió ser porque realmente Pezzella entró con los tacos por delante. Cosa que, desde hace un tiempo, se sanciona con tarjeta roja (aunque en ocasiones esto no se tenga en cuenta).

Esperemos que, si llegan imágenes que aclaren la acción, no tengamos que malpensar de nada ni nadie.

Para finalizar, el tiempo de descuento. Desde Cornellá ya venían tocados con lo sucedido ante el Atlético de Madrid, cosa que entendemos. Pero lo que una vez fue un error, aquí vuelve a repetirse, aunque con distintos papeles. Esta vez la víctima fue el Betis y el favorecido el Espanyol. Antes era impensable ver más de cuatro minutos, hoy el colegiado ha puesto ocho. El partido estuvo parado tras lo sucedido en la expulsión, pero tanto descuento es exagerado. Dos mismos errores no hacen un acierto.

Tanto con victoria verdiblanca como con empate, hubiéramos dicho lo mismo. Lo peor es que la mayoría de los aficionados se lo esperaban tras ver las continuas quejas de los periquitos. Por lo que igual quejarse públicamente haya provocado algo.

Por lo que, en líneas generales, queda un arbitraje pésimo e ignominioso. Soto Grado salió como protagonista de esta jornada. Inadmisible.

Post del partido
Ficha del partido