Análisis arbitral a Soto Grado tras el Real Sociedad – Real Betis

0
609

Ya se hace raro el día en el que no haya una polémica que analizar tras un partido de nuestro Real Betis. Todo parecía ir correctamente hasta la jugada del primer gol, la cual siembra un mar de dudas y de división entre los que creen que debió ser penalizada y los que no.

Empecemos con las amonestaciones según el acta redactado por Soto Grado: minuto 49 a Paul por “golpear a un contrario en la disputa del balón de forma temeraria”, minuto 68 a Mikel Merino y minuto 85 a Zaldúa por lo propio y minuto 90 a Juan Miranda por “realizar observaciones a mi asistente 1, desaprobando una de mis decisiones”. En directo todas ellas parecieron correctas y sin posibilidad de debate.

Antes de meternos de lleno con la acción polémica, en el 89 Rubén Cousillas fue expulsado por “salir del banquillo con los brazos en alto gritando, protestando una de mis decisiones”. Visto en televisión, el segundo entrenador del Betis pareció haber perdido los papeles con alguna de las decisiones arbitrales, mostrándose fuera de sí y alzando la voz de una forma con la que te juegas la expulsión.

Pasemos entonces a la acción del primer tanto txuriurdin (cantadas a parte).

Un balón bombeado cae en picado hacia la frontal del área. Allí se encuentra Paul, que espera en estático la caída del cuero. Es entonces cuando aparece Mikel Merino, el cual salta a por el esférico y le gana la posición al pivote verdiblanco derribándole, propiciando así la continuidad de la jugada que significó el 1-0.

Vamos paso por paso. El primer posible fuera de juego no existe. Portu decide no recoger el balón al ver que un compañero suyo, situado en posición legal, llega con él. No podemos considerar que Portu influye en los defensores béticos pues de cualquier manera hubieran tenido que correr hacia atrás, por lo que esta primera opción la descartamos.

Otro posible fuera de juego posicional del mismo Portu ocurre en el tiro que supuso el primer tanto. Muchos defienden que Portu se encontraba en la trayectoria del balón cuando no lo estaba. El delantero se aparta antes y para poder sancionarse como posición antirreglamentaria, este debería haber estado, tanto justo enfrente de Joel, tapando su campo de visión, como en la zona justa por donde pasa el balón, pudiendo haber pasado este por debajo de sus piernas, por poneros un ejemplo.

Por último, la posible falta sobre Paul. Cabe destacar una vez más que este tipo de acciones, consideradas como apreciación del árbitro, no se consideran en ningún momento error claro y manifiesto (como pueden serlo manos, agresiones o entradas con el uso de fuerza excesiva), por lo que el VAR no suele entrar, a lo que se le suma que no hubo inmediatez en el gol tras la posible falta.

A partir de ahí podemos debatir si Mikel se empleó con fuerza excesiva en el salto o si separa lo suficiente los brazos como para ser considerado falta. Cada uno tendremos nuestra opinión. Este es uno de esos lances que cada uno ve de forma diferente. Ya podemos ver mil veces el vídeo que jamás llegaremos a una conclusión que de por satisfecho a todos. 

En mi opinión no es falta. Pienso de esta manera por el simple hecho de que Mikel Merino en todo momento mira al balón y va a por él como cualquier otro futbolista lo habría hecho. Paul se queda parado esperando al esférico y obviamente cae al perder completamente la posición ante el mediocentro rival. 

Para rebatir el principio de veracidad arbitral hace falta un argumento muy contundente, y a mis ojos esta jugada no es lo suficiente.

Nota a Soto Grado: 7

Ficha técnica

Árbitro: César Soto Grado (comité Riojano)

VAR: Carlos Del Cerro Grande (comité Madrileño)

Faltas: 27

Real Sociedad: 13

Real Betis: 14

Penaltis: 0

Tarjetas amarillas: 4

Real Sociedad: 2 (Mikel Merino, Zaldúa)

Real Betis: 2 (Paul, Miranda)

Tarjetas rojas: 1

Real Sociedad: 0

Real Betis: 1 (Rubén Cousillas)

Post del partido

Ficha del partido