Betis, ellos sí te llevan dentro

0
4501

«El Real Betis es más que un sentimiento». Esa frase está grabada a fuego en el corazón de todos sus aficionados y lo único que estos reclaman es que los jugadores se lo graben de la misma forma. Porque una vez pisas el Benito Villamarín, el Betis te atrapa. Y eso es algo que le ha pasado a pupilos del primer equipo, como Marc Bartra o Sergio Canales. Sin embargo, aunque algunos no sean conscientes, la intensidad en las categorías inferiores es igual o más fuerte. Y así lo han demostrado muchos de los que llevan tiempo defendiendo las trece barras, pero también recién llegados como Luis Martínez o Mizzian.

Son locos de la cabeza. El Betis Deportivo, con esos minutos de añadido en El Arcángel, demostró lo bonita que es esa locura de la que los béticos hablan. Porque con este equipo se sufre, pero es tan bonito vivirlo que no se cambia por nada. Y por eso la alegría luego es mucho mayor. La sensación de orgullo, de satisfacción, no se puede comparar. Dos ascensos en dos años. Cambiar la Tercera División por la Segunda B y continuar dando la talla. Porque conseguir mantenerse era un objetivo demasiado fácil para esta plantilla de ambiciosos.

Manel Ruano, el nombre de ese mago al que le encanta dar espectáculo. En tres ocasiones no le salió la obra como quería, pero es que los mejores también fallan. Lo único es que es un artista un tanto peculiar porque, en vez de sacar conejos, saca jugadores con calidad a raudales de su chistera. Y como bien dice él, este premio es de todo el Betis. De los que no están, como Robert, Edgar e, incluso, Ismael; de los que se han ganado la ficha con el primer equipo, como Paul o Yassin Fekir; pero también de los recién llegados. También de Rodri, quien ya es más habitual con Pellegrini. Todos han sumado su granito de arena para que este Betis Deportivo brille haciendo honor a su feudo, a esa Ciudad Deportiva Luis del Sol que tantas alegrías se ha llevado a pesar de no contar con las voces de sus fieles.

Se le puede llamar cantera o se le puede llamar piña. Demuestran ser una familia fuera de los terrenos de juego y lo mejor de todo eso es el reflejo que queda en el campo. Se entienden, se divierten, reman todos en la misma dirección. No hay egos, solo objetivos colectivos. Han trasladado su vida social al verde y eso ha hecho que la calidad se note el doble detrás de la pantalla. Y esto es lo que tienen los colores verdiblancos, que unen sangres diferentes para convertirlas en hermandad.

Todo esto solo es positivo para el club. Hay mucho futuro en las categorías inferiores del Real Betis y ojalá el futuro de muchos de sus integrantes pase por una mudanza de la Avenida de Italia a la Avenida de La Palmera. Ojalá los béticos podamos seguir llenando de halagos a Raúl, sorprendiéndonos con Rodri, aplaudiendo a Luis Martínez, celebrando goles de Mizzian, respirando con tranquilidad con Rebollo, depositando confianza en Calderón, admirando la banda derecha de Fran Delgado… En definitiva, disfrutando con todos esos que defienden con honor un escudo querido de forma tan fiel.

POST DEL PARTIDO

FICHA DEL PARTIDO