Canales no fue suficiente 2-1. UNOxuNO del Sevilla FC – Real Betis

0
8190

El Sevilla fue justo vencedor del derbi donde uno se lo tomó desde el comienzo como una final y el otro no. El Betis reaccionó tras el descanso pero remontar los dos errores defensivos de la primera mitad fue una dura montaña donde solo Canales supo cómo alcanzar su cima. El ritmo sevillista y la diferencia en la portería fueron las claves de un encuentro donde el Betis estuvo una mitad entera sin disparar a portería. Canales cogió el mando en la segunda parte y se adueñó del partido pero sus compañeros no le apoyaron en una contienda que parecía imposible.

Al Betis se le empiezan a ver las costuras. Tras unos cuantos partidos donde las sensaciones estaban siendo extrañas pero se iban superando los escollos… el bajón real llegó en el peor momento. En el derbi. Y en el Pizjuan. Un bajón que fue provocado por el buen hacer de los locales, conocedores del principio de agotamiento bético, propiciaron una primera parte de lo más intenso que se recuerda en Sevilla. Un ritmo infernal que el Betis no supo cómo frenar y acabó por derrotar desde el comienzo. Ese ritmo bajó enteros en la segunda mitad pero la reacción bética estuvo muy lejos de empatar el partido… pese a lo que indica el resultado.

El partido empezó con un ritmo altísimo de los locales que en dos minutos habían generado ya varias opciones en el área verdiblanca. Por contra, los de Pellegrini no encontraron la forma de hacerse con el balón en imponer su fútbol y así vivieron a merced de la verticalidad del Sevilla que llegaba a rafagas al área defendida por Claudio Bravo. No habían pasado ni diez minutos y el Sevilla ya había generado lo suficiente para ir por delante. Y el Betis continuaba sin pasar del centro del campo. Los datos estaban ahí, el Sevilla tuvo más de un 90% de posesión, cuatro disparos, tres corners en ese tramo de encuentro y el Betis mucho tuvo con sobrevivir. Pero se mantuvo en pie.

El partido se igualó tras la enésima tontería de Jordan y la tangana que se formó, el Betis encontró en Fekir el pilar para empezar a jugar desde atrás ya que el francés bajó a recibir al centro del campo y el Sevilla bajó ese ritmo infernal del comienzo que era imposible de mantener.

El Betis había igualado el partido y estaba comenzando a imponerse…y llegó un error infantil que lo condicionó todo. Bartra y Victor Ruiz fallan y Bravo comete un penalti demasiado infantil. El Sevilla consiguió el gol en el momento que estaba más lejos de él. Aún así no se pudo hablar de injusticia ya que en toda la primera mitad, el Sevilla lanzó más de siete veces a portería por cero de los de Pellegrini que le costó un mundo llegar al área rival. Se mantuvo en pie físicamente porque futbolísticamente les pasaron por encima y tras otro error de la defensa, ya ni se pudo mantener en pie ni en el resultado. El Sevilla fue muy superior y hasta el 2-0 pareció corto ante un Betis totalmente irreconocible, más cercano a sus versiones de años atrás con una defensa de suspenso total.

El Sevilla disfrutó y voló mientras el Betis siempre sufrió con y sin el balón debido al buen hacer de los locales en su presión. Es muy difícil mantenerse en un partido donde el rival te aplasta con ese ritmo y sobre todo, cuando encuentras el balón y continuidad en la posesión y te siguen ganando todos los duelos individuales y balones divididos.

Con los cambios, el Betis por fin, 45 minutos después empezó a competir en el partido. El Sevilla bajó enteros en el ritmo de partido, se refugió atrás y el Betis empezó a generar ventajas en la parte ofensiva.

Canales se posicionó en el medio del campo y empezó a ser el conductor del partido, metió al Sevilla atrás y los dos laterales del Betis empezaron a vivir en campo contrario y a encontrar espacios en la espalda de sus defensores. Aún así el Betis atacó con balas de fogueo, tuvo ocasiones sí, pero nunca pareció atacar de manera clara y constante en el partido salvo esos arreones individuales o disparos lejanos.

No fue hasta el minuto 80 cuando el Betis por fin se encontró a sí mismo, con sus dos laterales y Joaquín. Fue la primera jugada de verdad donde el Betis atacó como sabe y sobrepasó líneas con el balón controlado en esa acción donde Alex falla de manera muy clara un gol que podía haber metido al equipo en el partido.

Tuvo que ser Canales, quien si no, quien recortase diferencias pero llegó demasiado tarde. Canales sacó la rabia contenida de todos los béticos en ese gol. Y manda un mensaje. Este equipo puede perder. Pero siempre morirá de pie y luchando.

El uno a uno:

Bravo (2): Falla estrepitosamente en los dos goles, primero llegando muy tarde en una acción evitable y en el segundo gol es que es muy evidente su error. Si existía una sola duda en la portería hoy Bravo las ha quemado en una hoguera.

Bellerín (6): Defensivamente no estuvo bien pero en la segunda mitad su posición más centrada en salida y sus continuos desmarques a la espalda fue de lo poco positivo del equipo en ataque.

Bartra (3): Volvió a equivocarse por precipitarse en el juego. Mal en los dos goles. En el primero tiene mala suerte pero nunca puede hacer lo que hace en el segundo gol yendo al remate junto a
Victor y no a marcar al hombre libre. Dos errores que cuestan mucho.

Victor Ruiz (4): Tampoco estuvo acertado. No fue el culpable de los dos goles pero no se mostró nada seguro en su juego.
Alex Moreno (5): Está claro que falla algo que no puede fallar y que Tecatito le ha dado la tarde. Aún así sus constantes subidas, apoyos y desmarques en la segunda parte dieron muchas alas al equipo.

Guido (4): Sobrepasado por el ritmo y la intensidad del rival. No estuvo cómodo con el balón y tuvo que apagar una cantidad ingente de incendios cuando el Sevilla corría en campo del Betis.

Carvalho (3): Nunca entró al partido. El Sevilla sabía de su importancia y le encerraron marcándole muy cerca sin dejarle girar. Si al Betis le quitas la salida del portugues es un equipo muy vulnerable con el balón. Si al marcaje, le unes lo poquito que dio para intentar solventarlo, dejó un claro suspenso para William.

Canales (8): Estuvo muy alejado del balón en la primera parte y el equipo lo notó demasiado. En la segunda desde el eje fue el mejor de largo. Se hizo con el partido y con el manejo del balón e hizo creer al equipo y a su afición en una remontada imposible. Está a un nivel altísimo cuando el equipo está empezando a caer. Su falta, desde el momento en el que coje el balón, se veía dentro por la confianza que desprendía.

Fekir (6): En el peor tramo del partido, toda la primera mitad, fue el único que intentó algo distinto. El Sevilla pareció darse cuenta y fue a por él de manera premeditada sacandole del partido. Viendo las dificultades del centro del campo, el francés bajó a la base de la jugada y fue el único que dio aire al equipo con balón.

Tello (6): Es bastante frustrante ver al extremo jugar estos últimos partidos. Es verdad que hoy el Betis creció y dominó por su banda. Tuvo una de las ocasiones más claras y generó ventajas por su lado pero siempre parece que puede hacer algo más y a veces se equivoca en lo más fácil. Fue casi de lo mejor pero siempre deja una sensación agridulce.

Borja Iglesias (4): Un lesionado Diego Carlos le sacó del partido y le ganó todos los duelos individuales. Hoy los dos centrales del Sevilla estuvieron imperiales y los delanteros del Betis apenas recibieron balones. Ninguno en ventaja y así es muy complicado.

Joaquín (7): Podía ser su último derbi, él lo sabía y la verdad es que jugó bastante bien. Mejoró al equipo y su circulación de balón y encontró grietas en la defensa del Sevilla. Buenos minutos del capitán.

Aitor Ruibal (6): Como Joaquín, su presencia mejoró al equipo. Frenó la banda de Acuña que en la 1a mitad hizo mucho daño y generó ventajas y acciones ofensivas desde la banda derecha.

Willian José (4): Participación testimonial. Apenas tocó el balón en el rato que jugó.

Paul (4): Volvió a aparecer con la camiseta del Betis. Tuvo muy pocos minutos pero dio sensaciones pobres, dando malas entregas de balón.

Post del partido
Ficha del partido