De pie, chavales. UNOxUNO Eintracht Frankfurt vs Real Betis

0
7740

El equipo de Pellegrini vivió la cara más cruel de este deporte…tras haber vivido la más bonita treinta minutos antes. El Betis empató un partido de manera milagrosa en una eliminatoria que parecía imposible de remontar demostrando tener infinitas vidas extra y cuando más cerca lo tenía, o al menos de jugársela en el azar de los penaltis, un nuevo error volvió a eliminarle en los octavos de la Europa League. Pese a todo, el equipo mostró una actitud, competitividad y ganas que solo queda aplaudir el esfuerzo realizado una vez más.

No pudo ser. El Betis murió a la orilla en una eliminatoria que nunca fue mejor que su rival y que fue sobreviviendo en acciones milagrosas. El equipo acabó pagando el cansancio, ya no solo físico sino mental, en esta eliminatoria aunque Pellegrini lo intentase ocultar. El error de Edgar o de Bravo en la ida como el de Guido, esa falta innecesaria en el último segundo o la salida suicida de Rui… son demasiados handicaps para poder estar entre los ocho mejores de la Europa League. Aún así, el Betis tiró de orgullo para empatar un partido cuando las piernas no daban más y murió de pie.

El Betis entró bien en el partido. Círculo positivamente el balón y llevó al equipo a rondar el área rival constantemente. La velocidad de movimiento de balón y el movimiento de sus jugadores generaron espacios para superar líneas de presión pero volvió a faltar lo que está faltando en el último mes: la claridad en los metros finales. Que se vio en ese control de Ruibal. El Betis necesitaba encontrar a Fekir, su jugador más clarividente en los metros finales, pero el francés estaba totalmente sujetado por los dos mediocampistas locales.

El Betis tenía dominado el balón pero en la primera vez que los alemanes rompieron la línea de presión crearon la ocasión más clara del partido. Y a partir de ahí vieron por donde hacer daño al equipo verdiblanco: las bandas. Joaquín y Ruibal no llegaban a la cobertura y se juntaban en un 3 vs 1 ante Sabaly y Miranda que apenas podían sobrevivir. El Eintracht mejoró, el Betis bajó, el partido se igualó cuando llegó al minuto 20 y a partir de ahí, el Eintracht aplastó y minimizó totalmente a los de Pellergini.

El Betis tenía un problemón en sus bandas. A los problemas defensivos también se le añadieron los ofensivos. Canales y los laterales necesitaban que los dos extremos se ofrecieran en alguna ocasión en apoyo para mejorar la circulación y abrir al rival pero Ruibal solo ofrecía desmarques en ruptura y Joaquín en muchas ocasiones se alejaba de la pelota por lo que hacía que el Betis se atascase en salida y provocaba que si Fekir recibía siempre lo hacía en condiciones pésimas.

La primera parte del Betis fue un quiero y no puedo donde solo Canales pareció saber hacer daño a la defensa rival y donde los atacantes, sobre todo Ruibal, Joaquín y Willian José, quedaron en evidencia por la falta clara de generar peligro al rival. Y el Betis sin saber cómo sobrevivió con el marcador a cero tras una primera parte donde empezó bien pero acabó haciendo uno de los minutos más terroríficos que se recuerdan y tuvo que ser sostenido por sus dos centrales.

El Betis entró mucho mejor en la segunda parte y tuvo varios tramos donde dominó y llegó aunque como pasó en la primera: faltó muchísima precisión en los metros finales, sobre todo en las botas de Willian José. Los alemanes y los verdiblancos se dividieron el dominio por tramos pero los que volvieron a llevar el mayor peligro fueron los locales que tuvieron otro balón al poste. Otro milagro que salvó a un Betis que parecía lejísimos de marcar gol y se mantenía gracias a sus mil vidas extra. Y más si tienes a un jugador tocado por una varita como Borja que sólo necesitó 10 minutos para llevar el partido a la prórroga.

Porque a este Betis de Pellegrini le tienes que rematar cinco veces porque si no siempre acaba levantándose. El partido a la prórroga. Otro milagro más.

Y el Betis parecía necesitar otro. La prórroga evidenció claramente el cansancio global de los verdiblancos. Bartra, Ruibal y Guido se mantenían en el césped a duras penas y solo su carácter les impidió salir del campo algo que igual hubiera sido positivo. El Betis necesitaba un milagro y lo encontró en ese disparo rebotado de Lainez que por centímetros no encontró el gol con el remate de Borja. El milagro no llegó y toda la suerte que había dispuesto en toda la eliminatoria para llegar al 120 vivo…se juntó para darle el gol de la victoria al Eintracht en un cúmulo, primero de malas decisiones y segundo de mala suerte.

Cruel pero no injusto. El Betis murió de pie con orgullo pero nunca fue mejor que su rival.

El uno a uno:

Rui Silva (2): No fue su día. Ya había amenazado con una salida en falso durante el encuentro pero esa en el 120 de partido no se puede hacer. Sale tarde y mal. Y cuesta demasiado al equipo. Un fallo que se recordará y tardará mucho en olvidarse y olvidarlo.

Sabaly (8): Si el Betis sobrevivió en el partido y en la eliminatoria se la debe a su lateral. Providencial en varios cortes defensivos y sumó varios tramos muy positivos en ataque

Pezzella (7): Enorme actuación de los dos centrales. El argentino fue un muro para los rivales por alto y llegando muy bien al corte cuando ganaban la espalda a Sabaly.

Bartra (9): Actuación conmovedora del catalán. El que creyó que se podía ganar. Se comió a los delanteros y hasta a los centrocampistas anticipándose siempre bien.

Miranda (4): No estuvo bien. Ni con balón ni a nivel defensivo. Le ganaron muy fácilmente la espalda y el danés le hizo pasar un mal rato.

Guido (6): Mala primera parte. Notable segunda ya con Carvalho en el campo y sobresaliente prorroga hasta…ese último minuto. Estaba llegando muy justo, con entradas desesperadas y provocó una que no debió hacer. Esa falta final tan innecesaria en el medio campo con el tiempo cumpliendose…le dio al rival la última. Honor por querer quedarse en el campo estando así de justo pero debió cambiarse por el bien del equipo.

Canales (6): No fue su día, se le vio sobrepasado en el centro del campo sin el balón y además se le vio lento y forzado en no pocas ocasiones seguramente debido a ese problema con el pie. Estaba muy justo desde el inicio. Aún así fue el único que tuvo precisión para superar las líneas rivales en la primera parte, pero solo cuando se acercó al área que fueron en muy pocas ocasiones.

Ruibal (8): Suspenso como atacante, sobresaliente como lateral. El Betis llegó a la prórroga porque fue de los creyó hasta el final, A veces se precipita, a veces falla pero es de lo poco que siempre va hacia adelante. Y lo pelea hasta el final. Como ese balón en el 90 que nos dio tanto.

Joaquín (5): Desaparecido. Recibió muy pocos balones y apenas pudo aparecer para hacer daño al rival salvo esa última jugada antes de cambiarse. El partido tán físico le pasó factura.

Fekir (6): Decepcionante partido el suyo que salvó gracias a su enorme calidad dando una asistencia de gol cuando el equipo lo necesitaba. Como hemos dicho arriba, la mala posición táctica de los extremos provocaba que el francés recibiera siempre en desventaja pero aún así tampoco tuvo el día para, pese a ello, desnivelar el partido. Se le vio muy agotado.

Willian José (3): Erratico, sin chispa y hoy muy impreciso. Tuvo algunos buenos movimientos pero cuando recibía siempre tomaba la peor decisión o no era nada preciso. Lleva más de un mes a un nivel preocupante.

Juanmi (7): Su salida mejoró instantáneamente al equipo y su banda, junto a Ruibal, fue lo más peligroso del equipo. Mostró una muy buena versión.

William Carvalho (7): El partido lo estaba pidiendo a gritos y él respondió mejorando al equipo. Dio tranquilidad, respiro y mucha mayor precisión en los metros finales.

Lainez (3): Pasarán los años y siempre parecerá un alevín frente a gigantes. No supo ni pudo ganar ningún duelo ni por velocidad, regate ni por pase, algo que saliendo de refresco era muy complicado no hacer.

Borja Iglesias (8): El partido, los aficionados y sus compañeros lo pedían en el campo. Y él como siempre es fiel a las grandes citas. Salió y empató una eliminatoria que parecía imposible. Tuvo otra al larguero en un remate complicadísimo. Se le caen los goles y sorprendió que no jugase más.

Rodri (4): Tuvo diez minutos en un partido que llevaba 110 y no pudo aparecer ni con el cansancio rival.

Post del partido
Ficha del partido