El algodón no engaña

0
677

En los años ochenta se hizo célebre un anuncio televisivo de un producto de limpieza para el baño, con una frase que pasó a la memoria televisiva de los españoles: El algodón no engaña. Un actor, vestido de mayordomo, pasaba un algodón por un lavabo y por los azulejos de un baño recién lavado con el producto anunciado, y este algodón era enseñado totalmente blanco, como demostración de que toda suciedad había desaparecido.

Más allá del hecho de que algunos béticos hayan sobrepasado la línea de la pasión para llegar a la de la histeria, resulta altamente irritante el reiterativo trato escasamente objetivo que algunos le dan a cualquier hecho que pase en el Real Betis Balompié.

Volviendo a los anuncios, recordemos otro célebre, el de la rivalidad de los pueblos de Villarriba y Villabajo para limpiar los platos de unas multitudinarias comilonas, unos usando una conocida marca y los otros un lavavajillas distinto. Utilicémoslo para hacer un fácil símil e intentar detectar donde no nos funciona a nosotros el milagro local antigrasa.

Comparemos algunos datos de Villarriba, los verdes, con los de Villabajo, los rojos, e intentemos ver lo que estos profesionales ven como una situación insostenible en Villarriba, que solo puede, y debe exigen, terminar con una renuncia inapelable de los actuales administradores ante el apocalipsis que han generado. Cojamos las dos últimas temporadas, de julio de 2017 a mayo de 2018,  para ver la dimensión del mismo.

  VILLARRIBA VILLABAJO
CESES DE ENTRENADORES 0 3
CAMBIOS DE ENTRENADORES 0 4
CAMBIOS DE DIRECTORES DEPORTIVOS 0 1
CESES DE DIRECTORES DEPORTIVOS 0 1
PRESUPUESTO DE INGRESOS 2017/18 (Millones de €) 88 212
PRESUPUESTO DE INGRESOS 2018/19 (Millones de €) 126 201
LÍMITE SALARIAL 2017/18 (Millones de €) 65 160
LÍMITE SALARIAL 2018/19 (Millones de €) 97 163
VALOR PLANTILLA 2017/18 (Millones de €) Transfermarkt 116 278
VALOR PLANTILLA 2018/19 (Millones de €) Transfermarkt 209 285
POSICIÓN POR PRESUPUESTOS DE INGRESOS 2017/18 10º
POSICIÓN FINAL LIGA 2017/18
POSICIÓN POR PRESUPUESTOS DE INGRESOS 2018/19
POSICIÓN FINAL LIGA 2018/19 10º

 

Otros pequeños detalles de los de Villarriba es que vienen de años de ruina, administraciones judiciales, disputas societarias y en juzgados, concurso de acreedores, dedicando parte de tus ingresos para pagar deudas que dejaron salvadores y adláteres, y llegando tarde y con desventaja, al reparto de los nuevos ingresos que desde el 2012 ha conseguido el fútbol profesional en España.

Y, pese a eso, de la temporada 2015/16 a la 2018/19 el presupuesto de ingresos de la SAD ha pasado de 52 a 126 millones de euros, un 142 % más, y el valor de la plantilla de 53 a 209 millones de euros, un 294 % más.

Y también pese a eso, se han gastado casi 12 millones de euros en construir un nuevo Gol Sur, construido sí, y no una reforma, como algunas con más pintura que cemento. Incluso ya está en marcha un proyecto histórico para la entidad, una ciudad deportiva que será de las mejores de Europa, con un presupuesto de 30 millones de euros, aunque, eso sí, no estará en Benacazón.

Y con todos estos continuos fracasos sin precedentes, los béticos recuperaron el poder en la sociedad, y con el apoyo de este Consejo se repartió el capital con un éxito tal que no tiene parangón en el fútbol español ni europeo. Siendo además el único club en el mundo que ha pasado de las manos de un mayoritario a las de los pequeños accionistas, más de 13.000, propietarios de casi el 55 % del capital, y con un reparto entre los accionistas de más del 1% que hace que siempre los pequeños accionistas decidan quienes serán los administradores de la SAD.

Pero no contentos con eso, somos, con el Éibar, la única SAD que ha implementado el voto telemático para sus accionistas, que permite que un accionista con una acción pueda votar y decidir en su sociedad, desde la sala de juntas o desde su casa en cualquier parte del mundo.

Qué curioso es recordar y comparar cuando algunos hablaban de unas supuestas ambiciones especulativas de ciertos béticos en el proceso de las acciones, y como ahora ven completamente razonable y justifican lo que pasa a pocos kilómetros de La Palmera.

Por todo ello resulta incomprensible que lo nuestro sea todo un desastre, que es fruto todo cuando no de la incapacidad de los que la dirigen, de sus malas artes e intenciones. Mientras, enfrente, hasta la residencia del Dalai Lama parece una caseta de distrito en la noche del alumbrado, si se le intenta comparar con ese mágico sitio que nos pintan donde todo es paz, tranquilidad, armonía, excelencia.

Y aunque el algodón sigue sin engañar, sí confunde, y hace que hechos puntuales, excepcionales en el tiempo como hemos visto, y derivadas de decisiones que se toman en la gestión de las empresas, parezcan, en nuestro caso, el Armagedón que como nos vienen relatando con reiteración, iban a traer estos irresponsables gestores. En nuestro caso, lamentablemente parece que Villarriba nunca va a ganar el reto de la limpieza.

Como final, pego y copio parte de mi intervención en la última junta de accionista de noviembre de 2018:

“Más los béticos tenemos claro que, sin renunciar al manque pierda, nos hemos empeñado en hacer algo nuevo. Como dijo Eduardo Galeano “Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”, y en ese compromiso y en este fútbol mercantilizado hasta el máximo, déjenme que les diga que no caben ya ni romanticismos, ni planteamientos personales, ni gustos deportivos, ni irrenunciables principios tácticos, ni jugadores, ni entrenadores, ni dirigentes que antepongan sus ideas, sus ambiciones, y sus objetivos a los del Real Betis Balompié.

No nos podemos permitir volver a caer en las equivocaciones del pasado. Si no crecemos económicamente, morimos; no es resultadismo, es necesidad. Este Consejo de Administración tiene este compromiso con los béticos, el de cambiar a esta institución y de intentar llevarla a cumplir los objetivos que nos marcamos, hacer al Real Betis un club profesionalizado, eficiente, en crecimiento constante tanto deportivo, social y, sobre todo, económico, que es la base para todo lo demás.”

By Pepe Tirado