El Betis se impone ante las adversidades. Real Betis – Elche CF

0
11308

Don Manuel Pellegrini Ripamonti no entiende de excusas ni situaciones adversas. Él solo entiende de trabajo. Él hace creer a los que tenga disponibles, porque «no están todos los que son pero sí son todos los que están».

Fe y sacrificio. Gracias.

La noche se afrontaba con nervios y muchas dudas. La situación económica está llena de incertidumbre y no poder contar con buena parte de la plantilla no calma, lógicamente, las aguas.

Sin embargo, si algo nos ha enseñado este grupo de jugadores y técnicos es que hay que creer. Siempre. En todas las circunstancias. Y, por supuesto, no poner paños calientes. Cada jugador tiene muy claro qué, cuándo y cómo tiene que seguir la hoja de ruta:

El Plan 3.0.

El #Betis ha apabullado al #Elche logrando el mayor xG de la jornada. Y con bastante diferencia.

Si bien es cierto que la expulsión tempranera cambia notablemente los planteamientos de ambos conjuntos, el de Pellegrini había salido a morder desde el minuto 1.

𝐑𝐮𝐢 𝐒𝐢𝐥𝐯𝐚: segurísimo en el poquito trabajo que ha tenido. Muy acertado en el juego de pies, donde ha obtenido un 84%.

𝐑𝐮𝐢𝐛𝐚𝐥: de absolutos locos. En el primer partido liguero y ya le tocaba bregar en el lateral derecho. Y vaya si lo hizo. Solidísimo en los duelos, certero en el pase y Maradoniano en el regate. ¡Vaya conducción!

𝐏𝐞𝐳𝐳𝐞𝐥𝐥𝐚: mariscal. Dueño absoluto de su espacio en el campo. Solo hay que ver su mapa de calor. Intensidad, liderazgo, contundencia. Además, acertadísimo con balón. Comandante.

𝐄𝐝𝐠𝐚𝐫: partido top del canterano para recuperar la confianza de Pellegrini. Rapidísimo al corte, brutal por arriba, una roca en los duelos. Volvió a dejar muestra de la gran eficacia que tiene con el balón en los pies. Muy importante el paso adelante.

𝐀́𝐥𝐞𝐱 𝐌𝐨𝐫𝐞𝐧𝐨: un puñal por la banda. Resquebrajó el sistema defensivo de Francisco Rodríguez con sus internadas por l a izquierda. Si bien no estuvo especialmente acertado en los duelos, es innegable que en ataque es vital. Su permanencia es clave.

𝐆𝐮𝐢𝐝𝐨: el verdadero ventilador que todos hemos necesitado en este verano de olas de calor. Siempre dando aire. Ni siquiera necesita correr, es tan bueno, tan tan bueno, que lee perfectamente todas las jugadas del rival. Llega antes que el resto. Llega antes que la pelota.

𝐂𝐚𝐫𝐯𝐚𝐥𝐡𝐨: desconozco el motivo, ¡pero el árbitro le ha dejado jugar completamente desnudo! Empezó fallando algún que otro pase, pero hubo un momento en el que convirtió en el Ronnie O’Sullivan del fútbol. ¡106 pases! ¡Está loco! ¿¿Y esa asistencia??

Muito obrigado 🙌

𝐑𝐨𝐝𝐫𝐢: de más a menos. Intermitente. Empezó muy activo, asociándose con Aitor y causando estragos en la banda derecha, pero se fue diluyendo con el paso de los minutos.

𝐅𝐞𝐤𝐢𝐫: decisivo, mago, líder, genio. Un vendaval de fútbol. En cada intervención es clave. Pero es que encima cree más que nadie. La jugada del primer tanto es un escándalo.

𝐉𝐮𝐚𝐧𝐦𝐢: sin palabras. Parece que juega en el patio del colegio. No le cuesta nada lo que a otros les cuesta un mundo. Qué facilidad para desmarcarse y para estar siempre donde va a caer el balón. Además, da igual los goles que marque. El equipo por encima de todo.

𝐁𝐨𝐫𝐣𝐚: apenas ha tenido que intervenir con el balón para ser diferencial. La primera, a la jaula. Enorme como ‘boya’, aguantando la pelota de espaldas y forzando varias faltas. El panda sigue rugiendo.

𝐑𝐨𝐛𝐞𝐫: he de decir que el canterano me ha sorprendido muy muy muy gratamente. Ha perdido la vergüenza y ha tirado de personalidad nada más salir al campo. Eficaz en el pase, ha creado cada vez que ha entrado en contacto con la bola.

𝐋𝐨𝐫𝐞𝐧: peleón el marbellí. Se notaba las ganas que tenía de volver a jugar en el Villamarín. Veremos si la situación del mercado le da una oportunidad.

𝐅𝐫𝐚𝐧 𝐃𝐞𝐥𝐠𝐚𝐝𝐨: muy buenas las sensaciones que ha transmitido el canterano. No le ha pesado el ambientazo del estadio y se ha atrevido a subir constantemente la banda. Tiene futuro.

𝐏𝐚𝐮𝐥 – 𝐌𝐢𝐫𝐚𝐧𝐝𝐚: sin tiempo.

𝐏𝐞𝐥𝐥𝐞𝐠𝐫𝐢𝐧𝐢: lo que no sabíamos es que en su partido número 100 se iba a quitar el chándal para darnos una clase práctica de ‘fútbol champagne’. Control exquisito para levantar al público. Ahora en serio: póngale un contrato vitalicio en la mesa.

En resumen: resultado importantísimo para dar oxígeno al proyecto. Hay demasiada incertidumbre, pero al menos el balón sigue entrando.

Post del partido
Ficha del partido

Galería de fotos