El resurgir del panda vale unos cuartos. UNOxUNO tras el 3-1 en el Real Betis – Real Sociedad

0
3753

Cuando ya nadie le esperaba, a veces parecía que ni él mismo, apareció en el momento más importante de la temporada para realizar dos goles de una bellísima factura y hacer que el Betis elimine con todas las de la ley a uno de los finalistas de la temporada pasada. El Betis no fue mejor que la Real, Imanol fue superior tácticamente a Pellegrini, pero el paso de los minutos y los cambios desestabilizaron a la Real y revitalizaron a los verdiblancos. Rodri volvió a ser uno de los destacados.

Lo importante de la dinámica. El Betis salió de las tinieblas, encontró luz con la segunda línea y con el regreso triunfal de Canales y a partir de ahí, todos comenzaron a encontrarse y a sumar para el equipo. Hoy le tocó al jugador más castigado, muchas veces con razón, otras no tanta, pero siempre con la losa de su precio, Borja Iglesias. El panda resucitó en el día que había que hacerlo para dar el pase a un equipo que sigue hacia arriba y continua sin perder en 2021. Y es un golpe anímico que puede ser determinante para dar el giro en la temporada.

Comenzó el Betis con el balón encerrando a la Real Sociedad, aunque conduciendo el balón demasiado lento para generar ventajas llevando peligro por banda derecha y a balón parado. La Real pronto encontró su sitio en el partido con la presión altísima de Mikel Merino que tanto dañó hizo a los intereses verdiblancos hace unos cuantos días.

Una de las muchas y grandes virtudes de esta Real es la de buscar y forzar errores del rival en zonas comprometidas, pero es que hoy no lo necesitó ya que el Betis se lo regaló. Montoya dio un pase, que era muy sencillo, mal y la Real con dos pases, robó y dirigió el ataque al agujero del lateral derecho. Fácil y sencillo, demasiado sencillo. El Betis dando facilidades una vez más. Y el equipo de Pellegrini otra vez a contracorriente a hacer dos goles para poder ganar.

Tras el gol, el Betis continúo controlando el partido, pero no supo cómo llegar a la meta defendida por Remiro. La Real, con la ventaja que se encontró, cerró filas, no permitió ninguna acción ofensiva a los de Pellegrini y esperó sus ocasiones replegados. El Betis no conseguía superar la barrera de la Real, ni en un contexto de 11 vs 10 tras la expulsión de Illarramendi, existía muy poca movilidad en los jugadores adelantados y ninguno fue capaz de superar ni con pases ni con regates a su par.

El Betis tenía el balón y la posesión, pero nunca dominó realmente. La Real Sociedad siempre estuvo un paso, o varios por encima. Y se jugó siempre a lo que quiso. Sin necesitar dar una marcha más ya iban por delante. Y así hasta tuvieron una segunda oportunidad con diez de casi sentenciar el choque en otro agujero defensivo injustificable de la zaga verdiblanca.

El partido pedía cambios, pero fue el día más gris de Pellegrini en muchos partidos. Los cambios llegaron demasiado tarde. El partido pedía la entrada de Carvalho, alguien que mejorara la circulación desde atrás y liberase a Canales en un contexto con la Real totalmente encerrada. Y el partido pedía, sobre todo, minimizar riesgos en forma de expulsión y Sanabria se estaba llevando todas las papeletas para ver la segunda amarilla.

Pero cuando otra vez se había alejado el empate, como el sábado, apareció nuevamente Canales para meter al Betis en el partido y en la eliminatoria. Un gol que bien valió una reacción. Y que, por tercer partido consecutivo, el Betis conseguía igualar un partido que había comenzado perdiendo. Otra vez la dinámica.

Ya habían aparecido todos, pero faltaban dos. Faltaba el panda. Y faltaba Rodri. El canterano encontró por fin al espacio a Borja Iglesias, un balón de fantasía que el panda lo aprovechó de una manera sobresaliente para gritar que aquí está y que puede ser totalmente determinante. Así lo gritó nuevamente en el segundo gol. Dos goles para liberarse. Dos goles para creer en él y en este Betis 2021.

El uno a uno:

  • Joel Robles: Sigue sumando buenas actuaciones. Igual en el gol puede hacer algo más y en la acción de Portu en la segunda parte se quita un balón de encima mal y provoca la ocasión. Pero sacó varias manos, algunas de buen nivel, como en esa de Portu, para salvar al equipo en tramos complicados. Sobre todo, en esas dos al comienzo de la prórroga.
  • Montoya: El error marca su partido, pero en conjunto no hizo malos minutos. Dio alternativas y opciones en banda derecha y supo frenar, al contrario. Llegó demasiado justo físicamente a la prórroga.
  • Mandi: Partido a un nivel altísimo del central. Inconmensurable. Igual falla en la toma de decisiones en el primer gol al replegar, pero por todo lo demás hizo un partido sobresaliente. En estos partidos a cara o cruz el argelino se crece y es crucial.
  • Sidnei: No hizo un mal partido, es más provocó la expulsión en una acción técnica de las que acostumbra, pero su facilidad para lesionarse en un gran déficit para él y para el Betis.
  • Alex Moreno: Sorprendentemente hizo un partido más que notable en banda izquierda. La Real apenas generó por esa banda. Y en ataque siempre dio amplitud al equipo.
  • Paul: Hizo un partido notable y consistente. Pero cuando el Betis tenía un jugador más debió dar varios pasos hacia delante y arriesgar más en sus pases. Quizás falló en el posicionamiento en el gol de la Real.
  • Canales: Estaba pasando totalmente desapercibido en el partido hasta que le encontraron en la frontal y reanimó al equipo con otro tanto. Está de dulce y le entra todo hasta en un partido donde no estaba jugando bien.
  • Tello: No tuvo su día ni pudo sacar a relucir su 1 vs 1. Fue superado por el nivel defensivo de Gorosabel. Ante una Real muy encerrada debía ser una buena carta, pero no lo fue, aunque sí lo intentó.
  • Laínez: Fue el más incisivo del Betis en la primera mitad. El único capaz de generar acciones ofensivas ante la defensa de la Real. Pero se fue diluyendo según pasaban los minutos.
  • Fekir: Desaparecido. El Betis apenas pudo encontrar en ventaja al francés y estuvo muy marcado en la zona central. De los partidos más flojos del francés en enero.
  • Sanabria: Su día más gris. Estuvo mal en la mayoría de acciones y, sobre todo, donde suele estar acertado. Pudo ser expulsado ya en la primera parte y se autoexpulsó de la manera más infantil. En un partido de estas características y de esta importancia es un error capital.
  • Víctor Ruiz: Salió por la lesión de Sidnei y cumplió como lo lleva haciendo este mes de enero. Igual tuvo un error en el gol anulado de Januzaj dejándole libre el lanzamiento con la pierna buena.
  • Joaquín: Volvió a ser totalmente determinante con esa pierna derecha. Falló una ocasión que debió ser el final del partido, pero dejó otra asistencia de quilates en el tercer gol de Borja Iglesias. Verle pelear hasta el último balón del partido es otra imagen poderosa del capitán.
  • Rodri: Es el mejor jugador del Betis en esta Copa del Rey. Su participación en banda izquierda estaba siendo discreta, no es la mejor zona para destacar, pero dio una asistencia al alcance de muy pocos en el gol de Borja. Cuando todo el equipo pedía calma y pase fácil, él se salió de la línea y metió un pase en profundidad. Creyó y le salió bien. Siempre va hacia delante. A partir de la asistencia dejó algunos detalles de calidad.
  • William Carvalho: Mejoró al equipo. El partido le pedía, estaba para él y el portugués respondió bien. Buenos minutos.
  • Borja Iglesias: Ya está todo dicho de él más arriba. Dos goles de bellísima factura, de un nivel muy alto y de dos registros muy distintos. Si el Betis le recupera, puede ser un giro interesante para el sprint final de temporada.
  • Emerson: Su frescura vino bien al equipo en la segunda parte de la prorroga porque la Real estaba llevando peligro por esa zona.

Post del partido

Ficha del partido