Futbol champange corriendo es más futbol. RCD Mallorca – Real Betis.

0
11268

Nos presentamos en el segundo partido, ante el RCD Mallorca, con las mismas ausencias, tanto por problemas físicos como administrativos, esto no fue óbice para que los de Pellegrini salieran con un once competitivo y totalmente focalizado en obtener la victoria. Las ausencias fueron en el plantel, porque en la grada más de 15.000 hermanos béticos anularon la voz de Son Moix, sólo se escuchaban a los nuestros ¡qué delicia!.

            El rival salió como los Getafes de otras épocas, forzando la legalidad en defensa, presión alta y ritmo de igual tono. Con tres centrales como el Elche, aunque arriba tenía más movilidad, con el jugador coreano Kang-in Lee que fue el mejor del Mallorca. Duro de defender con su dupla Muriqi, que fija centrales, pelea y va con todo, duelo bonito con Pezzella, que como buen argentino, sacó lo mejor de sí en esa pelea, ganadora a mi parecer, el central se está ganando a pulso el elogio como mejor en su puesto de la plantilla, de forma silenciosa. Le fue peor a Edgar con el kosovar, tal es así que, aun siendo un centro muy bueno del coreano en el gol, se concentró en la trayectoria del balón,  perdiendo la marca de Muriqi que acabó en golazo.

            Empezó el Betis con un gran primer tiempo, de fútbol champagne,  con un Carvalho erigiéndose en el mejor, todo balón pasaba por él, mejorándolos siempre. Sin embargo, nos vimos cargados de amarillas tan rápido que casi bate el récord el árbitro al sacar la primera amarilla (hasta 7 amarillas).

            Capítulo aparte merece Fekir, los rivales saben que tiene mecha corta y en una provocación continua, le incitan y buscan las cosquillas, le dan un pequeño empujón tras soltar la pelota, una patadita sin ser falta, le mueven la pelota, lo empujan sin sentido o ponen las manos en el cuello; es una constante que se repite jornada tras jornada, a sabiendas de que pueden sacar del partido al excelente jugador y en el mejor de los casos provocarle la expulsión, de momento sin éxito.  En lo deportivo, su partido fue excelso, se asoció bien, atacó el espacio, ayudó en defensa, buenos pases a la espalda de la defensa, conduce cuando el equipo lo necesita… en definitiva, gran partido, el suyo sólo mejorado por Carvalho.

            En el segundo tiempo, vivimos unos 20 minutos que la presión y el arrebato del Mallorca nos pudo, bien en lo físico, bien por el gol, bien por la permisividad arbitral en el contacto en defensa con nuestros jugadores, permitió en exceso el árbitro a la defensa mallorquina, quizás por la duda que le creó el pitar un primer y claro penalti que sorpresivamente no vio.

            Se repuso el Betis, que en el intercambio de golpes defensivos, se cargó de tarjetas, lo cual fue un inconveniente en los últimos 20 minutos del partido, donde casi todos estaban con amarillas, dificultando la presión por el riesgo de sufrir una expulsión, creo que hablo por todos los béticos que pensaron que nos quedábamos con diez.  La principal acusación que hoy puedo hacer es esa, no tener a disposición del técnico a 11 jugadores, 6 por la conocida falta de inscripción, eso es dar demasiada ventaja al rival, y los cambios pudieron ser otros a buen seguro, quizás Guardado reforzando el medio, Luiz Herinque con espacio al contragolpe… no se.

            Pues a pesar de todo, el plantel de Pellegrini cree a pies juntillas todas y cada una de las palabras que éste les transmite, fueron a Mallorca a por tres puntos y vimos a un Betis que jugó una gran primera parte y una segunda muy competitiva, donde lo importante era ganar sin florituras, tuvimos varias para ir tranquilos aunque se sufrió, y cuando se sufre es más Betis, no conozco ningún bético que se sienta tranquilo en un partido ni con 3-0.

            6 de 6, y focalizados en el viernes próximo, donde debemos contar con más jugadores, porque corremos el riesgo de, viendo los partidos que se van a 100 minutos, pasarnos de forma física antes de lo planeado, lesiones musculares etc… sólo hay que comprobar lo que rotó, con éxito, el Ingeniero el pasado año, que sabe que esto es muy largo y hay que dosificar esfuerzos, para tenerlos frescos en los momentos importantes de la temporada.

Háganlo posible, inscriban por lo civil o por lo criminal.

            La buena nueva es que para ganarle al Real Betis Balompié no sólo hay que jugar mejor que el Betis, que es difícil, sino que hay que correr más que el Betis, que por lo que se vio en Mallorca también es difícil. Esta es la gran apuesta de Pellegrini, que no sólo ha logrado que el equipo sea vertical, domine la pelota y devuelva cada céntimo de la entrada con espectáculo sino que todos corren, todos presionan y todos asumen dentro del colectivo su parcela defensiva. De ahí que hagamos el mismo fútbol champagne del pasado año pero sin arrugarse a la hora de correr y defender.

Post del partido
Ficha del partido

Galería de fotos