La convicción de Juanmi da la tercera victoria consecutiva. UNOxUNO del Cádiz CF – Real Betis

0
3725

En otro partido espeso del Betis de Pellegrini, y van varios, los verdiblancos encontraron la victoria en la convicción de Juanmi, el buen centro de Emerson y el gran esfuerzo defensivo de su línea de atrás que estuvo sobresaliente. Hasta entonces el partido parecía destinado a un empate a nada donde ninguno de los dos equipos parecía posible que pudieran desnivelar el partido: uno por una indolencia ofensiva bastante evidente y el otro porque vivió en su campo durante todo el encuentro y pareció dar por bueno el empate antes ni siquiera de empezar. El Betis volvió a ganar con un gol de un jugador que sale desde el banquillo, abre distancia con sus perseguidores y se consolida en la zona europea, por fin.

El Betis volvió a sumar de tres en un partido donde sinceramente no hizo suficiente para ganarlo, pero lo volvió a ganar. Y es lo que importa. Y van tres seguidas. La mediocridad ofensiva que ha mostrado el Betis en Cádiz es más que evidente y más que alarmante porque ninguno de sus atacantes salvo Juanmi, aprobó en el partido. Nadie supo cómo atacar la defensa tan cerrada del Cádiz. Por el contrario, la línea defensiva del Betis se consolida y está mostrando su mejor momento de la temporada. Y así también se ganan los partidos. Los verdiblancos tenía que frenar la sangría de goles que estaba recibiendo para poder competir, lo ha hecho y está acabando por desnivelar los partidos por la calidad individual de sus jugadores ofensivos que van apareciendo y reencontrándose a sí mismos por momentos esta temporada.

Pellegrini apostó por la continuidad en el once y no salió bien. Guardado no puede ser el iniciador de jugadas de este equipo ya que ya no tiene esa cualidad, Canales lleva varias jornadas a un nivel muy pobre, las dos bandas estuvieron realmente solas, apenas recibieron apoyo y siempre iban contra dos jugadores del Cádiz y el delantero, Loren, volvió a decepcionar una vez más.

Los locales entregaron el balón al Betis y el 80% del campo, se replegó demasiado y permitió a los verdiblancos vivir en campo contrario, aunque el equipo de Pellegrini no supo cómo hacerle daño porque no encontró la manera de romper esa línea defensiva que planteó Cervera. A eso se sumó la ralentización del fútbol de Cádiz que no tuvo ninguna prisa en jugar y que cada ocasión que podía perdía segundos en el crono. Eso llevó a que en media hora se viera muy poco fútbol y ninguna ocasión más allá de varios disparos lejanos.

Solo por el costado hubo movimiento donde Emerson y Laínez lo intentaron sin mucho éxito. En un contexto ante un equipo tan encerrado como el Cádiz, se necesita velocidad, movimiento y cambios de juego, todo lo que le faltó al equipo de Pellegrini hoy. No hubo desmarques al espacio, no hubo apoyos al jugador con balón, cada jugador que recibía estaba siempre con dos rivales y no hubo transiciones rápidas cuando el Cádiz salía y perdía la pelota. Y no hubo fútbol de ataque más allá de algún chispazo individual sin éxito.

El Betis tenía, y tiene un problema más que evidente: cuando Guardado empieza a fallar en el inicio de jugada, Canales toma esa responsabilidad y baja a la base de la jugada, eso provoca una acumulación de jugadores en el inicio y un gran espacio vació en el ataque difícilmente salvable. La media punta esta desierta y los dos extremos muy alejados para poder conectarse al equipo. Un problema que con Fekir en el once no pasa o, por ejemplo, cuando ha salido Rodri ya que el canterano aceleró bien la posesión, y es algo que hay que revisar porque ante un equipo superior al Cádiz el Betis puede tener un problema serio.

La primera parte terminó como empezó con un Betis con balón, pero sin ideas y con un Cádiz sin ninguna prisa, esperando un error, que lo tuvo en ese de Víctor Ruiz. 45 minutos tediosos, aburridos de fútbol donde primó más el destruir que el crear y donde primó, una vez más en esta liga, aprovechar el error que buscar el acierto.

Y la segunda parte siguió por el mismo camino. El Cádiz según avanzaba los minutos mejoraba sus prestaciones y, por el contrario, el Betis comenzaba a desesperarse y a cometer errores. El Betis vivió momentos problemáticos pero el gran nivel defensivo del equipo los niveló y solventó rápido. Algunos cambios no provocaron una gran variación ya que ni Joaquín ni Tello generaron ventajas, pero otros, por su parte, sí mejoraron al equipo como la entrada de Rodri y Juanmi que con movimientos interesantes con y sin balón al menos mejoraron la circulación ofensiva.

El partido parecía morir y aunque, era el Betis quien parecía querer más la victoria no lo demostraba con intención y aún menos determinación. Hasta que apareció Juanmi atacando de una manera sobresaliente un gran centro de Emerson para dar al Betis otros tres puntos en un partido que no pasará a la historia pero sí pasará al recuerdo porque es la tercera victoria consecutiva de un equipo que no para de sumar.

El uno a uno:

  • Joel Robles: Estuvo notable e hizo otro gran partido. Se mostró muy seguro en los pocos acercamientos del Cádiz.
  • Emerson: No estaba teniendo su día a nivel ofensivo, estuvo realmente muy desacertado, pero dejó un centro maravilloso y determinante en el gol de Juanmi que lo cambió todo. A su nivel defensivo no se le puede poner un pero.
  • Mandi: El mejor del equipo hoy sin ninguna duda y el mejor del mes de febrero. Está a un nivel defensivo espectacular y asumiendo galones en el equipo. Frenó de raíz cualquier intento del Cádiz de avanzar y fue el primero en iniciar los ataques verdiblancos con éxito.
  • Victor Ruiz: Su sobriedad le da también mayor consistencia a la defensa ante la hiperactividad de Mandi. Se complementan muy bien y se nota. Hizo un buen partido, pero su lentitud en el movimiento casi volvió a costar un gol como ante el Barcelona
  • Miranda: Partido más que correcto sobre todo en su faceta defensiva. Llegó bien a las ayudas y frenó cualquier ataque del rival de manera acertada.
  • Guido Rodríguez: Sigue por encima del resto y dejando partidos de altísimo nivel. Está asumiendo hasta el papel de creador en el centro del campo mientras, además, llega a la ayuda de todos en el campo.
  • Guardado: Volvió a dejar más dudas que certezas. Tiene ciertos movimientos con balón interesantes, pero acumula tramos donde resta mucho más que suma para el equipo. No da velocidad al juego y pierde a veces balones que no se deben perder en esa posición.
  • Canales: Lleva un par de semanas a un nivel muy pobre y el equipo ha bajado varios enteros en ataque por ello. Está con muy poco acierto en zonas donde antes no fallaba y apenas tiene la confianza con balón para encontrar ese último pase donde antes lo hacía de manera muy sencilla. Hay que recuperar la mejor versión del cántabro cuanto antes y eso pasa por colocarle el centro del equipo con el juego totalmente de cara.
  • Laínez: Aun no alcanza a su mejor versión de enero, pero le dio vitalidad al equipo en ataque y lo intentó sin mucho acierto. Fue de lo poco que generó acciones positivas en zonas cercanas al área rival.
  • Ruibal: De menos a más, aunque no llegó a mostrar una versión suficiente para tildar su partido de bueno. Sus movimientos siempre tienen la portería en mente, pero no los llevó bien a cabo.
  • Loren: El peor del equipo, otra vez. No generó apenas nada en ataque, donde debe mostrarse y sus mejores acciones fueron defensivas. Se le están acabando las oportunidades ya que sus “compañeros” por el puesto están sumando mucho.
  • Juanmi: Para eso se le fichó. Para ser determinante donde lo suele ser: en el área. Su convicción marco un gol de los más importantes de la temporada. Y es otro que se ha reencontrado a tiempo en la temporada. Otro que suma.
  • Joaquín: Apenas generó y eso que tuvo más de media hora. La banda derecha perdió profundidad en ataque posicional cuando entró y eso no puede ser positivo.
  • Tello: Estuvo algo más acertado que en su desastroso partido ante el Getafe y la verdad es que estuvo también implicado en tareas defensivas. No hizo malos minutos.
  • Rodri: Disputó muy pocos minutos y demostró que debió haber entrado antes ya que mejoró la circulación de balón del equipo. Siempre la quiere y siempre va a hacia delante. Algo que en este equipo es bastante demandante y más en el contexto de hoy.