La gran gesta del balompié se tiñó de negro. Real Betis – Sevilla Fc

0
7254

Antes incluso del sorteo de Copa del día 7 de enero, eran muchos los béticos que tenían sospechas de que el Derbi era inevitable en esta ronda y así fue. Derbi en Octavos de final de Copa del Rey, a partido único y en el Benito Villamarín. Había tanta diversidad de opiniones sobre lo que esperar de este partido que nadie esperaba lo que estaba por venir.

Llegó el Domingo 9, donde el Real Betis jugó contra el Rayo Vallecano en Madrid y, tras el esperpéntico arbitraje durante el partido, las sensaciones se tornaban cada vez peores de cara al Derbi. El Sevilla, una vez más, ganaba su partido por los pelos, un progresa adecuadamente raspadito.

Durante toda la semana, ha sido una guerra continua entre béticos y sevillistas o árbitros. Ni siquiera la cantidad de bajas que el Sevilla FC presentaba para el partido, las cuales se fueron reduciendo en las últimas horas antes del partido, eran aliento para nosotros. Las expectativas eran bajas y con las ausencias de Bartra y Willian José empeoraban. Incluso cuando el Club dio un chute de adrenalina con el anuncio de la renovación de Nabil Fekir, igual se palpaba un miedo disfrazado de nerviosismo más que evidente.

La previa del partido ha sido de las más largas que recuerdo, me atrevería a decir que incluso la más, porque los Derbis siempre son importantes, pero esta vez era mucho más que eso. Hoy éramos nosotros CONTRA TODO Y CONTRA TODOS.  

El ambiente que se respiraba en el Benito Villamarín daba la sensación de estar en el mismo cielo, ambos equipos salen con todas las armas que tenían disponibles.

Se iniciaba el encuentro puntualmente, se notaba la intensidad y la equidad de presión en ambos conjuntos. Tuvieron Pezzella y Edgar la primera ocasión clarísima, el nerviosismo solo aumentaba, pero conforme pasaban los minutos se iba creciendo el Real Betis y era notable la dominancia. La tuvo Guido también en sus pies y, todo hay que decirlo, el portero del Sevilla FC (Alfonso Pastor), a pesar de ser joven y tener la presión de un Derbi encima, lo hizo realmente bien. Otra ocasión más para el Betis provocada por Juanmi.

Entró el tiro de Borja Iglesias, pero partía en fuero. Llegó el minuto 35 y tuvo el Sevilla su primera ocasión clara y marca el Papu Gómez para los rojiblancos. No le dio tiempo al Sevilla de disfrutar el gol, cuando Fekir de córner puso el 1-1 en el marcador, gol olímpico para el francés que llevó la euforia a la afición hasta el punto de enturbiar el encuentro.

Justo tras el gol cayó un palo de una bandera al campo, que impactó en Jordán, jugador del Sevilla FC. Este hecho provocó que se detuviera el encuentro, se reuniera el árbitro con los representantes de ambos clubes y decidieran posponer el encuentro hasta nueva orden.

Vieron la tarjeta amarilla durante estos primeros 45 minutos Nabil Fekir, en el minuto uno y para variar, y Lucas Ocampos.

La que parecía ser una gran noche para el fútbol sevillano, se tiñó de negro y ahora veremos las consecuencias que puede traer.

Post del partido
Ficha del partido