Lainez 6: Ha demostrado que tiene madera, pero que aún le falta mucho que trabajar para llegar a ser importante.

0
717

Pau López: 8. Muy buen nivel el mostrado por el joven guardameta catalán durante la temporada, salvo alguna excepción. No ha destacado por hacer paradones cada fin de semana, pero sí por su seguridad en el blocaje y su buen juego de pies.

Joel Robles: 8. Con la dificultad que acarrea no tener continuidad semana tras semana, Joel ha respondido con muy buenas intervenciones y fue uno de los artífices de la gran temporada copera, además de demostrar que tiene tantas cualidades para ser titular como Pau.

Francis: 5. La temporada del canterano ha sido bastante más floja que la temporada pasada. A pesar de su intachable entrega, ha sido uno de los jugadores que ha quedado más retratado en la poca profundidad del equipo en muchos momentos de la temporada.

Barragan: 5. Otro gran bajón con respecto a la temporada pasada, aunque no se ha merecido el ostracismo al que se ha visto sometido durante casi todo el año, al menos por lo reflejado en el terreno de juego.

Junior: 7. Dos importantes lesiones han evitado que el canterano siguiera demostrando con mayor continuidad que es uno de los mejores recursos del plantel, como demostró en las exhibiciones del Camp Nou y el Bernabéu. El equipo sufrió mucho su baja en 2019.

Emerson: 3. Fichaje sin justificación teniendo en cuenta lo que necesitaba el equipo en invierno. Le costó mucho meterse en la dinámica y cuando jugó demostró que sigue estando demasiado verde.

Mandi: 6. Su temporada estaba siendo de sobresaliente en el inicio, pero fue uno de los más lastrados por la acumulación de partidos y en 2019 rayó a un nivel bastante pobre. Aun así, sigue siendo un gran activo en la plantilla de cara a la próxima temporada.

Bartra: 6. Otro de los centrales que sufrió el desgaste y que llegó incluso a ser relegado al banquillo por su escaso rendimiento sobre el campo. El catalán quedó retratado con algunos errores de bulto que debe corregir para volver a ser imprescindible.

Sidnei: 8. Una de las grandes sorpresas de la temporada. El brasileño partía como cuarto central pero se destapó como un gran recurso a la hora de sacar la pelota y como herramienta a la hora de romper la horizontalidad de su equipo, además de estar muy aseado atrás.

Feddal: 6. Su temporada era de suspenso, pero lo corrigió a final de temporada siendo de lo más potable del equipo y sacando a relucir sus grandes virtudes: su potente juego aéreo y su gran desplazamiento en largo.

Javi García: 3. Prácticamente sin calificar. Lo poco que jugó fueron partidos casi intrascendentes y minutos de la basüra. Cuando lo hizo apenas destacó.

William: 6. Aunque le costó coger el ritmo, el portugués se destapó como un jugador de una gran calidad técnica, aunque bien es cierto que le lastró su posición, en la que estaba continuamente exigido con y sin balón y en la que no terminó de verse cómodo.

Tello: 7. El extremo catalán se destapó una temporada más como un gran recurso saliendo desde el banquillo y desequilibrando partidos como el de Cornellà o Vigo. Le faltó más acierto de cara a puerta y adaptarse al sistema cuando fue titular.

Guardado: 7. Otra gran temporada del mexicano, que a pesar de las continuas lesiones, siguió ejerciendo de capitán sobre el campo y aportando carácter al equipo en los momentos más bajos. Sigue teniendo mucho fútbol en sus botas y su cabeza.

Lainez: 6. El joven jugador llegó al Villamarín con una difícil papeleta: justificar una gran inversión sin haber jugado nunca en Europa y con 18 años. Ha demostrado que tiene madera, pero que aún le falta mucho que trabajar para llegar a ser importante.

Lo Celso: 9. Un jugador de otro nivel. El argentino ha sido durante toda la temporada el mejor futbolista de la plantilla, tanto por repercusión en el juego como su acierto de cara a puerta, siendo el pichichi verdiblanco. La primera piedra sobre la que construir el Betis 19/20.

Canales: 9. Excepcional campaña del santanderino, que durante buena parte de la temporada se echó el equipo a la espalda con un desgaste físico que le terminó pasando factura al final. Canales combinó juego y goles para convertirse en una pieza fundamental para Setién.

Joaquín: 8. Admirable temporada del capitán portuense, un ejemplo de entrega por la camiseta. Ha rendido durante los más de 50 partidos de la temporada en casi todas las posiciones, aportando siempre mucho en cada una de ellas y marcando goles importantes.

Jesé: 5. Llegó como solución a un equipo con poco gol y está claro que fue una apuesta errónea. Es cierto que le dio un aire fresco y otros recursos al equipo, pero su falta de acierto a puerta terminó frustrando a los suyos y a él mismo.

Loren: 5. No ha sido la temporada del marbellí, cuya eficacia a portería ha descendido notablemente con respecto a la temporada pasada. Además, su influencia en el juego también ha sido más modesta. Aún así, termina el curso con ocho tantos.

Sergio León: 4. Después de jugar un papel fundamental la pasada campaña, la influencia del delantero ha sido mínima en esta. Solo sumó en la eliminatoria copera ante el Espanyol, en el resto no se encontró.

Setien: 5. El entrenador cántabro no terminó de encontrar soluciones a los problemas que asolaron al equipo durante buena parte de la temporada, como la fragilidad defensiva, la falta de gol, a lo que se sumó la mejorable gestión del vestuario y las tres competiciones. Aun así, los resultados no fueron nada malos: a tres puntos de Europa, una sola derrota en competición internacional y semifinales coperas.

Serra Ferrer: 5. En verano se puso las pilas de nuevo y dio otro salto de calidad al equipo con refuerzos de postín para la vuelta a Europa y seguir haciendo crecer al equipo. Todo lo contrario que en el mercado invernal, donde no acertó ni en fondo ni forma, siendo uno de los responsables del bajón en rendimiento en 2019.

Ángel Haro: 6. Difícil temporada en la que le ha tocado hacer de juez y enlace entre una dirección deportiva y un cuerpo técnico dividido. Lo ha terminado haciendo de la forma más responsable posible, intentando aguantar lo máximo posible el proyecto sin arrebatos populistas y resolviéndolo de forma ecuánime.

Sensaciones a nivel general de lo que ha sido la temporada: La temporada bética arrancaba con unas expectativas tan altas que era complicado mantenerlas hasta el final y así terminó siendo. El equipo gozó de muy buena salud hasta febrero (aunque con algunos primeros síntomas), pero una mala racha terminó con dos competiciones y lo lastró para el tramo final de la temporada. La tendencia negativa es la que ha dejado peor sensación de la temporada de lo que en realidad ha sido, aunque si sirve como aprendizaje para no repetir estos errores en el futuro será un positivo peaje.

DEBATIMOS EN EL FORO