Más cerca de la sentencia. Previa Linares Deportivo – Betis Deportivo

0
8039

Este partido tampoco invita a pensar con optimismo. De hecho, lo peor está cada semana más cerca y el Betis Deportivo ya espera su merecido castigo, pues es lo que se venía previendo desde hace ya algunos meses. Cada jornada es más frustrante que la anterior y este partido aplazado no va a ser menos, pues el Linares se encuentra en una dinámica totalmente diferente y mucho más alegre. 
 
El duelo del pasado sábado ante el Sabadell fue un duro castigo. Fue la crónica de una muerte que lleva anunciándose mucho tiempo. El filial bético no estaba, solo cometió imprecisiones y se vio totalmente sobrepasado por el cuadro catalán. Recibió cuatro tantos y, a pesar de la vuelta de Raúl al once titular, no fue capaz de ver portería. A esto se le suma la ausencia de Mizzian después de recibir su sanción de seis partidos. Desde luego, que si todo puede ir mal, irá peor. Ese es el caso de este Betis Deportivo. 
 
No obstante, otra vez más, no hay tiempo para lamentos, aunque haya muchas cosas de las que lamentarse desde dentro del club. Toca seguir luchando por dar esa buena cara en este tramo final, centrándose en este partido pendiente de recuperar contra un Linares que cambió totalmente el chip con el relevo en el banquillo. Es cierto que se encuentra tan cerca de los puestos de descenso como de los playoffs de ascenso, por lo que sí, no puede fallar, pero puede permitirse soñar mientras sea posible. 
 
El conjunto linarense llega a este encuentro en su feudo después de dos victorias como contundentes, pues consiguió dejar la portería a cero y anotar dos tantos. Además, los dos tuvieron lugar en casa. Si ya hicieron sufrir a Nástic y Costa Brava, ahora toca hacer lo propio contra uno de los equipos andaluces de la categoría, en este caso el propio Betis Deportivo. Esos tres puntos serían más motivación, ilusión y tranquilidad para este equipo que ha dado un giro de 180° a esa imagen con la que comenzó la campaña mientras que los de Del Pino estarían aún más cerca de su castigo.