Pulso de coronas. Previa Real Betis – Real Madrid

0
1111

Es difícil calificar un encuentro como «difícil» para el Real Betis vistos los últimos resultados cosechados tanto en casa como a domicilio. Cualquier rival le complica las cosas a los verdiblancos con lo más mínimo y este fin de semana, probablemente, no va a ser menos. El Real Madrid, al que le gusta mucho brillar en el Benito Villamarín, llega a Sevilla con el ánimo a tope tras su última victoria en el propio Bernabéu ante su máximo rival, el Barcelona. Veremos si el Madrid mantiene su corona y el Betis intenta recuperar un trocito de la suya.

 
En picado
 
Pocas cosas positivas se pueden sacar del conjunto de Rubi a estas alturas y con una racha tan negativa a sus espaldas. Son ya seis jornadas consecutivas en las que los de las trece barras no han conseguido imponerse para sumar tres míseros puntos. Si el objetivo ya estaba prácticamente descartado hace unas semanas, viendo las sensaciones que el equipo está dejando sobre el terreno de juego, todavía más.
 
En la jornada anterior, ante el Valencia, el tema arbitral volvió a ser noticia en Heliópolis. Pero, ¿de qué vale escudarse en eso cuando el Betis no es capaz de sacar un partido hacia delante? De nada. Es algo que se tiene que solventar, sí, pero más importante es la autocrítica y mirar hacia dentro e incluso hacia arriba en el club. En la Avenida de la Palmera, con la plantilla que se tiene, no se pueden permitir estas cosas, como tampoco se pueden permitir los fallos tan evitables, sobre todo en defensa, que se producen durante muchos encuentros.
 
Al final, estando a ocho puntos del descenso, lo más positivo para los béticos siempre es contar con Fekir y Canales, quienes siempre rinden cuentas sobre el verde. Y Loren, quien, en Mestalla, volvió a reclamar su sitio en el once titular con su acierto de cara a puerta. Otra cosa que se mira con optimismo es la disponibilidad de Carvalho y Lainez para este duelo, con la única baja de Juanmi.
 
Chute de ánimos
 
El Real Madrid está en su momento de gloria. No porque sus últimos resultados en Liga hayan sido los mejores, pues los merengues tienen que mejorar aún mucho para ser lo que eran y dejar muestra de ello sobre el terreno de juego. Pero ha conseguido alzarse al liderato y será por merecimiento. El duelo del pasado fin de semana fue vital para estar ahí, pues, tras esa victoria, se llevó un doble alegría: primer puesto y ser dueño del Clásico.
 
Sin embargo, ese resultado positivo no es sinónimo de relajación porque los de Zidane siguen estando en una situación comprometida. El Barça se encuentra tan solo un punto por detrás, por lo que está pisándole los talones y tan solo un tropiezo puede significar un adelantamiento en la tabla de clasificación. Además, el conjunto blanco quiere mantenerse en la línea del triunfo y certificar una racha positiva, pues también tiene que darle la vuelta a la eliminatoria de Champions ante el City.
 
Las bajas aseguradas del Real Madrid para su visita a Heliópolis son Hazard, quien fue intervenido durante esta semana, y Asensio, que ya trabaja sobre el césped para ultimar su recuperación. Por otro lado, todo apunta a que viajará hacia la capital hispalense Rodrygo, pues no ha sido convocado por Raúl González para el partido del Real Madrid Castilla.
 
Un Villamarín en blanco
 
Desde la temporada 2012/13 lleva el Real Betis sin mandar en su propio feudo ante el Real Madrid. Después de siete años, cuatro derrotas y un empate, los verdiblancos quiere volver a intentarlo. No solo por volver a cuajar un resultado positivo, sino porque es una urgencia y una necesidad para el equipo de Rubi sumar los tres puntos a pesar de estar lejos de su propósito para este 2020.
 
El Madrid, cuando ha vencido en el Villamarín, no lo ha hecho de cualquier forma. Pues en tres ocasiones, los de las trece barras han recibido cinco goles o más. La más reciente fue hace dos temporadas, en la que los blancos vencieron con una manita (3-5). El precedente más reciente estuvo algo más apretado, pero los puntos fueron para el mismo (1-2).
 
El Betis debe recuperar algo de honor y no será tarea fácil. Los de Zidane llegan motivados, tienen mucha calidad en su plantilla, pero es que, además, no tiene pinta de que vayan a dejar el liderato a cualquier precio. Están rozando la ansiada liga con sus manos y puede aprovechar las horas bajas de los verdiblancos para seguir dejándolos tocados o casi hundidos. No obstante, serán tres puntos para honrar -lo que sea posible- la corona.