Recontracrónica. Retorciéndose el pescuezo. AS Roma – Real Betis

0
12518

Un final perfecto a un partido tan serio en un sitio tan mítico que tuvo Luiz Henrique que retorcerse el pescuezo para aprovechar el pase que Rodri se sacó tras revolverse como un ratón «colorao» para convertirse en un perro verde en homenaje al bético Quintero.

Pero el partido era el pretexto para la diáspora verdiblanca. Como dice @Mrlopera__ muy acertadamente, los béticos fueron a Roma a seguir celebrando la copa. Porque sabemos que tenemos que celebrar cada instante como si fuese el último.

Ganar no era fundamental, pero sí ir, y fueron miles, muchos miles más de los que tenían entrada, y qué más da, si por pasar el día, o los días, en una ciudad eterna compartiendo en cada uno de sus rincones era ya premio suficiente, resultado del esfuerzo de la temporada pasada que están empeñados en enseñarnos que quieren repetirla sino mejorarla.

Las sonrisas al salir por la puerta de llegada del aeropuerto de Sevilla serán tan grandes que los anuncios que ahí se pagan quedarán a la espalda sin que nadie siquiera se fije. Porque se mira ya hacia Valladolid, próxima parada de este equipo que no sabemos dónde llegará, pero que nos da alegrías de saber que son capaces de retorcerse el pescuezo para que los béticos se sientan que todos los caminos llevan al Villamarín.

CompeticiónPost del partido ➡   Ficha del partidoGalería