Un muro que derruir. Previa CD Leganés – Real Betis

0
345
Tras el tropiezo ante el Barça en el Villamarín, el Real Betis queda muy mal posicionado para la lucha por un puesto para la Europa League. El objetivo se encuentra cada vez más lejano y los rivales a los que debe enfrentarse en estas semanas son cuanto menos complicados. Este fin de semana, el conjunto verdiblanco visitará Butarque para enfrentarse al penúltimo clasificado, el Leganés, que sueña con conseguir la permanencia.
 
Cuesta arriba
 
El Betis se encuentra en tierra de nadie. Está a 10 puntos de ventaja respecto al descenso, pero a nueve de donde realmente debería estar según lo prometido. Los tropiezos se han ido sucediendo y, ante el Barça, las decisiones arbitrales volvieron a perjudicarle. Sin embargo, dentro del equipo quizás sea más preocupante el gran número de ocasiones que perdonan los de las trece barras o los fallos que corren en su contra. Es cierto que el conjunto de Rubi ha dado un gran cambio si se compara con lo que se vio a principio de campaña, pero no es suficiente para estar arriba. 
 
Después de la derrota en el Coliseum, el empate en Ipurua y la derrota ante el cuadro culé en el Villamarín, el Real Betis necesita los tres puntos para recuperar confianza y aferrarse a esa mínima posibilidad. Para ello, en Butarque, Rubi no podrá contar con el sancionado Fekir, quien vio la tarjeta roja la pasada jornada, ni con el lesionado Andrés Guardado. Sí estarán Feddal y Pedraza.
 
Poder, se puede
 
Los tres colistas están empatados a puntos, con 18 cada uno. La situación está al rojo vivo, pues la temporada ya está en su cuenta atrás y en Butarque no se van a dar por vencidos. El Leganés no quiere cambiar de categoría, quiere permanecer en Primera División y aún puede confiar en mantenerse, pero, para ello, no puede perdonar. En el feudo pepinero ha logrado cuajar alguna alegría esta campaña, mientras que a domicilio aún no conoce la victoria.
 
En casa le ha costado celebrar algo, pero parece que ha habido un cambio de actitud y en los últimos cinco partidos como local ha conseguido firmar tres triunfos. Dos de ellos han sido contra rivales directos como son el Celta y el colista, el Espanyol. La otra fue más importante y un golpe sobre la mesa, pues venció a la Real Sociedad en el encuentro más reciente disputado en Butarque (2-1). Ahora tendrá que hacerlo contra el Real Betis y teniendo en cuenta la baja del sancionado Omeruo.
 
Una gran muralla
 
El Real Betis lleva sin ganar en Butarque desde la primera vez que lo visitó en la temporada 1993-94 cuando estaban en Segunda División. Los de las trece barras se impusieron por la mínima (1-2) y desde entonces no han conseguido celebrar nada allí ninguna vez más. Un empate y cuatro derrotas son el resto de marcadores conseguidos y algunos de ellos muy abultados, como el 4-0 de la 2016-17 o el 3-0 de la campaña pasada. En el Villamarín ha sido mucho más sólido, pero no vale con esto a estas alturas de temporada y para ambos equipos es muy importante repetir sus resultados positivos.
 
Será otro duelo difícil en un escenario muy complicado. El Real Betis es consciente de ello y de que se enfrenta a un Leganés repleto de actitud que solo piensa en lo vital que es la victoria. Es un choque de objetivos, unos por una cosa y otros por otra. Todo apunta a que será un encuentro emocionante.