Un último minuto para olvidar. UNOxUNO del Real Betis vs Athletic Club

0
3695

El Betis se dejó empatar en el último minuto cuando tocaba las semifinales con la yema de los dedos en un error de intensidad y marcas en un partido en el que no fue muy superior pero que sí mereció algo más de mejor suerte. Al Betis le faltó algo más de inteligencia y saber jugar eso últimos minutos. El Athletic, muy justo técnicamente, igualó el duelo en intensidad y lo ganó en los penaltis donde fueron netamente superiores a un Betis que le vinieron encima todos los fantasmas. Pellegrini no estuvo acertado en los cambios y el Betis afrontó la prorroga con un equipo de situación. Aún así el Betis se despide de la copa con la cabeza bien alta.

Cruel. Duro. Pero no injusto. El Athletic fue fiel a sí mismo, siempre estuvo de pie y siempre creyó en ganar. El Betis lo estuvo la mayor parte del encuentro, pero afrontó los penaltis cómo el preso que recorre los últimos metros a la silla eléctrica. Cómo el que ya se sabía derrotado. Y se veía en la cara de los jugadores y el portero. Antes, en el encuentro, el Betis igualó el choque a basé de calidad para enfrentar la intensidad, a veces, muy desmedida de los jugadores del Athletic. Lo igualó y lo superó en la segunda mitad. Donde debió haber sentenciado tras el gol. Donde debió frenar cualquier atisbo de rebeldía. Donde debió ser mucho más inteligente. Pero no lo fue. Y donde debió hacer que no se jugara más. Pero no lo hizo. Y el desenlace fue el más duro de todos. Por dos veces.

Pellegrini alineó en base al once del Athletic. Cambió de bandas a Ruibal y Fekir por la presencia ofensiva de Yuri, uno de los puntos fuertes de los leones, y así lo demostró el lateral vasco siempre tan incisivo en banda y haciendo realmente mucho daño. Entró mejor al partido el Athletic que tuvo mayor intensidad, mayor criterio con el balón y, por ende, más presencia en el área verdiblanca, aunque sin materializar ocasiones. A partir de ahí se vivieron minutos donde se acumularon varias guerras de guerrillas en el medio del campo donde se sucedían duelos individuales por la disputa del balón y pelotazos sin complicarse de los defensas de los dos equipos. El Athletic fue algo mejor, ya que estuvo mejor plantado, y creo alguna ocasión de peligro sobre todo en forma de córner y centros laterales.

Por su parte el Betis no encontró forma de llegar al área de su rival por medio del balón y perdía el cuero de manera sucesiva en cada ataque posicional. El equipo de Pellegrini que, sobre el papel, alineaba a un equipo con un gran despliegue técnico con balón ante un equipo que padece de un centro del campo consistente pero aún así, debido al trabajo táctico y al despliegue vasco, los verdiblancos tardaron más de media hora en realizar su primera ocasión del partido por medio de Ruibal en derecha y Canales rematando.

El Betis entró al partido tras esa ocasión de Canales y comenzó a dominar el partido y a situarse de manera interesante en campo contrario. Formando una línea de tres (los dos centrales y Guido) y con los laterales a la altura de los extremos para hacer siempre un 2 vs 1 y que, Fekir y Ruibal, encontrasen los carriles interiores entre centrales y laterales. El Betis mejoró tras el primer tercio del encuentro y lo dominó desde entonces salvo por algún fogonazo rival.

Había una consigna en el Athletic cada vez que un jugador verdiblanco desbordara a su par, el jugador del Athletic le frenaba con falta. Fekir fue el principal perjudicado en este aspecto ya que el galo, realmente muy acertado, fue sometido a faltas durante toda la segunda mitad. El Athletic basaba el partido en vencer en cada duelo individual con y sin balón. Y si fallaba, el jugador del Betis iba al suelo. Si acertaban, que fue en la mayoría de balones divididos, se quedaban con el balón y la posesión del cuero.

Pero cuando todo parecía destinado a la prórroga, Juanmi en una acción donde Fekir llegó a acumular cuatro rivales a su alrededor en un ataque individual, encontró el camino al gol que tan difícil lo había tenido el equipo verdiblanco durante todo el encuentro. Un gol de oro. Un gol que valía demasiado para permitir lo que ocurrió después…

…un balón dividido, en lo único que estaba ganando el Athletic, que Juanmi y Canales llegaron demasiado blandos, un centro lateral de un central con solo un jugador del rival en el área y marcado por dos centrales, uno de ellos que acaba de salir para precisamente evitar algo así, y un gol que valió media eliminatoria. Por el contexto, por los cambios de Pellegrini que dejó al equipo totalmente en cueros para afrontar media hora más y por lo que produce un gol en el último minuto en la emoción de los dos equipos.

La prórroga fue un campo de batalla desolado tras una guerra. El Betis, conocedor que el Athletic por ímpetu y por portero, no le hacía ascos a una tanda de penaltis, intentó llevar el peso para conseguir el gol de la victoria, pero era realmente complicado debido a que los cambios (que obviamente no se podía prever la resolución del final del partido) habían dejado al equipo muy justo en fase creativa y ofensiva. Ni Guardado ni Sidnei ni Joaquín ayudaron al equipo a sumar algo a nivel ofensivo y Canales estaba totalmente agotado para ser decisivo una vez más.

Y el partido llegó a los penaltis. A la “suerte” de los penaltis pero que de suerte no tiene nada. El Athletic fue muy superior. Y el Betis se fue haciendo un dignísimo papel en la copa y una dignísima eliminatoria, pero con la cara desencajada por un final demasiado agridulce.

El uno a uno:

  • Joel: Estuvo acertado durante el encuentro y dejó alguna buena parada. En el gol apenas pudo hacer algo más. En los penaltis no dio ninguna sensación de poder parar ninguno. No como su homologo rival que en los tres lanzamientos fue dominador.
  • Montoya: No hizo un mal partido a nivel de despliegue físico y defensivo, aunque sufrió mucho la banda izquierda, lo mejor del Athletic. En ataque dio siempre vuelo y opción a sus compañeros.
  • Mandi: Fue el mejor de los defensas hoy. Estuvo más que firme en la mayoría del encuentro y no cometió ningún error. Al comienzo se le vio algo más nervioso despejando balones que normalmente suele intentar jugarla. El único que tiró como hay que tirar los penaltis.
  • Víctor Ruiz: Estaba haciendo un más que digno partido, pero está en la foto del gol. Deja rematar demasiado fácil a Raúl García junto a Sidnei y en esa situación y en ese momento hay que hacer todo lo posible para hacer el remate de cabeza lo menos limpio que se pueda.
  • Miranda: Lo dejó absolutamente todo. No paró de correr y luchar igualando la intensidad de los jugadores de Athletic en todas las acciones. Y en ataque tampoco estuvo mal, siempre tiró desmarques de ruptura para dejar el carril central a Fekir.
  • Guido Rodríguez: No estuvo a su nivel, pero fue igual de vital que siempre. Con balón estuvo algo más flojo, y con William al lado tuvo menor responsabilidad y a veces se pisaban en zonas del campo. Se le vio muy justo a nivel físico en la segunda mitad.
  • William Carvalho: Siempre está entre la espada y la pared. Su desidia con y sin balón es muy desesperante, pero es de los pocos del equipo que es capaz, con un pase, romper unas cuantas líneas y de mover el balón de lado a lado, lo cual ha sido muy importante para dominar el encuentro. Aún así tampoco hizo un buen partido.
  • Aitor Ruibal: Fue el mejor de la primera mitad porque fue de los pocos que igualó en intensidad en los duelos individuales a los jugadores vascos. Sus desmarques a la espalda de la defensa dan mucho a un equipo donde la mayoría la pide al pie. En la segunda mitad bajó mucho su rendimiento.
  • Fekir: Se echó al equipo a la espalda y fue el principal detonador de la mejoría del Betis y el que casi le lleva a la victoria. Empezó a crecer y al Athletic solo le quedó pararle con falta ya que el francés siempre se iba. Con las faltas, el Betis comenzó a ganar metros en el partido y el francés comenzó a ser decisivo. En la jugada del gol llegó a acumular hasta cuatro jugadores del rival alrededor de él. Incomprensible que saliera del partido.
  • Canales: Uno de sus partidos más flojos de la temporada en el momento más importante. Y no ya solo por el penalti si no porque no hizo un buen partido. En la media punta estuvo demasiado lejos del balón, recibiendo siempre de espaldas y mal y apenas pudo conducir o recibir con ventaja.
  • Borja Iglesias: Jugó realmente muy bien a pesar de marcharse sin disparar a portería. Pero hizo un partido de delantero de nivel jugando de espaldas haciendo que el equipo ganara muchos metros.
  • Juanmi: Sus minutos en el encuentro fueron realmente positivos. Lo que hizo fue con criterio y con una intención de hacer daño. Su gol, más que merecido. Y si el Betis hubiera conseguido un gol en la prorroga seguramente hubiera tenido él la “mayor” culpa porque fue el que más lo intentó. A la hora del penalti aparecieron todos los fantasmas de la temporada y no su buen partido de hoy en un contexto, que, tras el fallo de Canales, era demasiado tenso.
  • Sidnei: Debió ser un cambio para perder el tiempo y fue un cambio para afrontar media hora con el brasileño de pivote improvisado. Debió ser mucho más contundente en la acción más importante del partido: el gol del Athletic.
  • Guardado: No aportó absolutamente nada al equipo. En la prorroga cuando el equipo pedía atacar nunca dio un pase hacia adelante. Difícil entender este cambio teniendo a un jugador enchufado como Rodri en el banquillo, para perder tiempo con balón y con media plantilla del Athletic con amarilla.
  • Joaquín: Como Guardado no aportó a la hora de creación del equipo cuando debía haber asumido mayor responsabilidad por el minuto que era y estando fresco. Tuvo las dos ocasiones de la prórroga, pero no estuvo muy acertado en los dos remates,
  • Tello: Difícil entender que saliera tan tarde en un contexto así y con la mayoría de jugadores del Athletic con tarjeta. Aún así se le echo mucho en falta que se la jugará más en el 1 vs 1. Estuvo muy inocente a la hora de encarar, cosa que extrañó.
  • Emerson: Salió porque Miranda no podía más y apenas entró en juego.

Post del partido
Ficha del partido