Yo acuso: Un derbi decidido desde el VAR. Real Betis – Sevilla FC

0
12226

Se me hace muy difícil realizar un análisis pormenorizado de un partido que acaba 10 jugadores contra 9 por parte del Real Betis Balompié, es imposible abstraerse de ese dato, nueve jugadores durante 45 minutos que no abarcan el espacio ni defensiva ni mucho menos ofensivamente, es complicado encontrar antecedentes de equipos en semejante inferioridad y habiendo cometido en todo el partido 6 faltas, se lleve 4 tarjetas amarillas y 2 rojas. Esto sólo está a la altura de alguien capaz de obtener tal resultado, por otra parte satisfactorio para el jefe, Medina Cantalejo estaba en el palco, como es el murciano Sánchez Martínez, que te encara, desafía y mira de forma autoritaria hasta bien considerar sacarte amarilla o bien sacarte de tus casillas y acabar haciendo algo que no tiene vuelta atrás.  Yo, como abogado que soy, me inclino por la institución de la recusación, se hace necesario que los equipos de fútbol puedan tener derecho a recusar y a eliminar del cuerpo arbitral a alguien con demostrada animadversión.

Se presentaba Pellegrini con pocos cambios tácticos, salvo la entrada de Ruibal en banda izquierda, que imagino buscaba obtener rédito de una presión en esa altura ofensiva, que generara pérdidas al rival, entiendo que a largo plazo hubiera sido posible, porque el nivel físico del SFC es muy bajo, aguantan 45 minutos no más, de hecho estando en superioridad, defendiendo el Betis con nueve jugadores, sólo obtuvieron rentabilidad en un tiro a distancia, difícil de defender por cuanto el portero, con tan pocos jugadores, debe vivir adelantado, en circunstancias normales un tiro de esa distancia a un portero colocado no debe serle un problema, adelantado es gol, sin quitarle méritos al tiro, requiere de estas circunstancias para serlo.

Tuvo ocasiones el Betis para rematar un 3-0 antes del minuto 50, no sólo el gol, un poste, un cara a cara de Ruibal, otro de Borja Iglesias y empezado el segundo tiempo otro de Alex Moreno, todos ellos errados. No recuerdo ninguna ocasión peligrosa del SFC en un partido abocado al triunfo si no se hubieran dado estas circunstancias que a continuación describimos.

Dos expulsiones, una de Fekir por entender el VAR que lanza el codo al rival y otra de Borja por entender el VAR que pisa sin posibilidad de jugarla. La de Fekir no es roja, es en todo caso amarilla como así había determinado el árbitro, es roja por varias razones, porque hay sangre, porque se mantiene en el suelo el jugador con clara intención de forzar la visualización en el Var, y porque el cuerpo arbitral compensa. Es ahí donde creo que Fekir pudo hacer más, y me explico, un jugador de tal calibre debe dominar todos y cada uno de los aspectos que rodean un partido de fútbol de élite, a las consabidas velocidad, técnica y espacio y engaño, deben tenerse en cuenta que debe gestionar ambiente hostil, el insulto del contrario y leer claramente lo que los árbitros están haciendo y anticiparse, no es la primera y auguro que la última que Fekir sucumbe a su impulsividad, no en el caso concreto de la roja del Derbi ojo, pero si puede suavizar el gesto, me consta que los capitanes del equipo han trabajado con él ese aspecto, por otra parte, forma parte de su Yo, en lo bueno y lo malo. Debe mejorarlo, debe crecer en ello, lo sabe él, lo saben los capitanes y lo sabe Pellegrini, vengo a recordar que la semana pasada, en un encontronazo con Merino, le soltó el brazo para deshacerse de su agarre, si le da el bofetón le caen más de un partido y eso no puede seguir pasando Nabil.

 La otra tarjeta es clara y absurda, Borja.

A partir de ese momento el partido termina en su concepción determinada de once contra once, y pasa a ser un partido de balonmano, donde el SFC tuvo 45 minutos sin meterle el diente al Real Betis Balompié, donde la defensa de nueve estuvo excelentemente dirigida por un Sabaly otra vez a nivel alto y Pezzella con Edgar muy centrados y serios. Me sorprende enormemente que su entrenador dijera en RdP que el partido estuvo dominado por ellos, no suena creíble ni objetivamente lo es, la pelota basculó constantemente en lo que en balonmano hubiera sido pasividad.

Es a partir de finalizar el partido 1-1 donde cada uno ofrece una versión que recuerda al día de las elecciones, donde ningún partido político  las pierde. Lo cierto es que el Betis perdió una gran oportunidad de hacer mucho daño deportivo y con las expulsiones, la misma oportunidad perdió el SFC, unos por madurez y falta de mejor finalización de oportunidades creadas, el Betis, y otros por impotencia ofensiva y falta de forma física el SFC.

Sólo puedo decir que una vez más la afición verdiblanca en decenas de miles fue lo mejor, con el broche del Tifo, recordatorio del episodio más humillante del fútbol español, el intento de fuga.

Seguimos, a todo esto, en tres competiciones y puestos champions, que es el único objetivo que este Betis de Pellegrini y Antonio Cordón tienen, nombro a este señor porque me pongo de pie, es sobriedad, seriedad en el trabajo, nada chirigotesco, que lo recoja quien quiera.

CompeticiónPost del partido ➡   Ficha del partidoGalería