Sigo pensando que hay un pelotero que anda en modo empanao y fantasma y que en cuanto lo coja un entrenador potente y le pongan las pilas, se convierte...