Pero lo que más me destroza es la sumisión del jugador al que fustigan, no se revuelve hasta que los compañeros no van a defenderlo. Será su cultura.