La Maglia Verde. Victoria balsámica 2-1. Real Betis vs RC Celta.

0
986

2 - 1
Tiempo completo
Miranda 52'
1-0
Fekir 83'
2-0
2-1
91' J. Larsen
Colegiado: Martínez Munuera
VAR: Prieto Iglesias

Nueva web  ➡ Ficha del partido ➡ Post del partido ➡ Galería de fotos 

Partido de la primera vuelta

El Real Club Celta de Vigo rindió visita a nuestro Real Betis Balompié  en  partido correspondiente a la jornada 31 del campeonato nacional de Liga. Partido que se antojaba crucial en la previa para romper la mala dinámica del equipo con cuatro derrotas consecutivas, una pájara considerable cuando entramos en el tramo decisivo de la competición y que de estar en puesto de Europa League esta negativa racha nos dejó en el octavo puesto.

Malas sensaciones para Betis y ciclismo en estas últimas semanas. Ente parones de selecciones y final de Copa del Rey, estas cuatro derrotas consecutivas dejaban un aura de incertidumbre ante lo que está por venir y la posible consecución de clasificación europea por cuarta temporada consecutiva. Para los aficionados a la bicicleta hemos tenido de todo en este tiempo: si bien pudimos disfrutar de la exhibición de Mathieu van der Poel en el infierno del norte, la Paris – Roubaix, a todos se nos encogía el corazón y nos ponía de mal cuerpo la caída en la Itzulia (Vuelta al País Vasco) de tres de las principales figuras del momento y que ponen en duda su participación en futuras carreras: el más afectado fue Vingegaard, seria duda su posible participación en el Tour en el que tanto deseamos ver al danés frente a Pogâcar. Por su parte Evenepoel y Roglic también tuvieron que abandonar, aunque con menos daños aparentemente, lo que en términos ciclistas se llama “chapa y pintura”, aunque lógicamente habrá que ver cuando podrán volver a la competición oficial.

Se presentaba un Celta de Vigo en el Villamarín en el viernes de preferia con la urgencia de sumar para alejarse de la zona de descenso y con el aval de Giraldez, su nuevo técnico tras el cese de Rafa Benítez, que ha conseguido elevar las prestaciones del conjunto celeste en las últimas jornadas. Expectación de ver qué once presentaba Pellegrini para tratar de romper esta mala racha en el regreso al Villamarín y volver a reengancharnos en la lucha por Europa. Y lo primero que advertimos es la no presencia en el equipo titular de Fekir,  que desde su regreso no ha mostrado el nivel previo a la lesión, y sí de Cardoso. El estadounidense se ha adaptado muy rápidamente a la dinámica del equipo y se está convirtiendo en referente en el centro del campo ante la ausencia del lesionado Marc Roca.

Minuto de silencio que se tornó en aplausos por Manuel Ruiz de Lopera. Una vez más el beticismo demostró su clase. No era momento de filias por sus luces ni de fobias por sus sombras. Era el sentido homenaje de la fiel infantería verdiblanca a una persona que dirigió al club y lo que correspondía. No creo que fuera el lugar para otras interpretaciones.

En la primera parte el equipo, tras unos compases iniciales de presión e intención de hacerse con el balón, se fue diluyendo y el equipo celeste se iba haciendo con el control y aunque sin excesivo peligro sí alejaba al Betis de su portería. Como dato ni tiramos entre los tres palos en este primer acto. Mala primera parte que venía a confirmar el mal momento por el que atraviesa el equipo.

Pero en el vestuario se empezó a fraguar la victoria. El ingeniero introduce en el campo al anteriormente mencionado Nabil Fekir y al congoleño Bakambu. Y el equipo fue otro; era como cuando un equipo ciclista toma las riendas de una carrera y va a por ella de verdad. Juego mucho más fluido y vistoso con varias llegadas que pudieron ponernos por delante, pero que no lo hicimos hasta que Miranda, brillantemente asistido por Bellerín, lo consiguió en el 53’. Se vio a un buen Betis y pudo llegar la sentencia en el 83’ cuando Fekir recibe en la izquierda, recorta con habilidad a su par y fusila al portero vigués, golazo. 2-0, poco para el final y partido casi resuelto definitivamente. Casi…

Como ciclista que ve que su ventaja le va a dar para llegar y alzar los brazos en meta el Betis lo ve casi hecho. Pero en ciclismo se han perdido carreras por festejar ante de lo previsto y los que conocemos a nuestro equipo, que es capaz de tirarse al callejón cuando lo tiene todo en su mano, no las teníamos todas con nosotros. El Celta marca en su primera llegada con cierto peligro en el 89’. Sufrimiento en el tiempo de alargue más por temor de lo que es capaz el Betis que por el juego rival. Tocaba apretar los dientes, bajar piñón y meter plato grande hasta la meta para conseguir una victoria más que necesaria, una victoria balsámica.

Se consiguió pero mi pulsómetro me marcaba como si estuviera entrenando con la bici subiendo un puerto, pero es que el Betis también me sube las pulsaciones. Y es que cuando quieres a alguien lo que más te duele es el corazón.

Enorme alegría por la victoria, por los que marcaron, pero sobre todo por su bendita afición que volvió a rozar las 50.000 almas en nuestro templo. Próxima etapa Valencia, y a por todas porque es partido de seis puntos al ser rival directo. Confío en los nuestros.

Vamos Betis, siempre contigo. De todo corazón.

Nueva web Real Betis