La cara B del Betis no suena nada bien. UNOxUNO tras el 0-3 Real Betis – Real Sociedad

0
1895

Volvió la versión del Betis de Getafe y volvió a ser humillado por un rival que fue mejor y que le devolvió los tres goles que el equipo verdiblanco le marcó la temporada pasada. El Betis nunca se encontró en el partido y cuando parecía que podía hacerlo un par de decisiones totalmente cuestionables del árbitro le terminaron por rematar. Nueva decepción en un contexto demasiado propicio para hacerlo bien.

No hay semana tranquila en el Villamarín. El Betis tenía la oportunidad jugando en casa de ponerse líder en solitario de la primera división. Venía de sumar una gran actuación colectiva antes del parón. Lo tenía de cara. Lo tenía en su mano, pero acabó fracasando de la peor manera posible siendo goleado y totalmente superado. Inaceptable primera mitad donde el Betis hizo seguramente, junto al día en Getafe, su peor actuación colectiva de la temporada. Como inaceptable la actuación arbitral, un día más.

Más allá de las decisiones arbitrales, el Betis hizo un muy mal partido y fue bastante inferior a una Real que siempre supo cómo hacer daño al equipo de Pellegrini. Primero con una presión que asfixiaba la salida del balón verdiblanca y provocaba escenas como Canales llegando a intentar recibir a la altura de los centrales y balones en largo a un Borja Iglesias que nunca supo hacia donde tenía que correr. Y segundo atacando las dos bandas del Betis, seguramente su punto más débil en general y más esta noche con dos laterales que a nivel defensivo dejan mucho que desear, uno por lo que ya sabemos y otro porque no es su posición.

Pellegrini alineó un once parecido al que viene utilizando toda la temporada con la particularidad de volver a situar a Canales a la altura de Guido, algo que funcionó circunstancialmente en Valencia, pero que hoy fue un fracaso además colocó a Ruibal de lateral derecho por las bajas de Emerson y Montoya. Un Ruibal que no completó un buen partido y es que tenía la papeleta complicada de sustituir a un jugador capital del Betis, y que ha quedado demostrado tanto como hoy como el día del Getafe, que su presencia en el campo tanto ofensiva como defensiva es totalmente determinante. Hablamos de Emerson seguramente, junto a Guido y Canales, los jugadores más importantes de este equipo.

En los primeros veinte minutos ninguno de los mejores jugadores de los dos equipos (Fekir, Canales Silvia…) aparecieron con balón en zonas importantes del campo debido a que ninguno de los dos equipos supo cómo llegar a campo rival con el balón. Se sucedieron los balones en largo. La Real “dominó” debido a una inteligente presión que provocó que el Betis no pudiera conectarse al partido con el balón y vivía de los desplazamientos en largo por las bandas.

La presión de la Real funcionaba, pero la del Betis no. Y si tienes a un equipo con el toque de la Real Sociedad eso es sinónimo de peligro. Cada vez que los txuri-urdin salían con el balón jugado, terminaban jugada en ventaja. Algo que parecía evidente que si se sucedía varias veces el gol era cuestión de tiempo. Si a eso se le suma que el Betis seguía con muchísimos problemas en salida de balón que empezó a verse a Canales a la altura de los centrales para sacar el balón y a Fekir a la altura del centro del campo para dar mayor salida, alejando así a las dos piezas más determinantes en el aspecto ofensivo de tu equipo del campo rival. Eso solo podría ser una malísima señal y una gran advertencia para lo que se venía.

El gol era cuestión de tiempo y llegó en el peor momento, justo antes del descanso. Un gol más que mereció por otro lado. Y como era evidente llegó en una de las muchas que Oyarzabal cayó en banda.

En la segunda parte el Betis entró mejor y jugó sus mejores minutos comandados por un buen Sanabria. Mereció empatar en ese tramo y lo hizo, pero las decisiones arbitrales cuestionables volvieron a aparecerse al equipo verdiblanco y les volvió a pesar demasiado. Las dos decisiones fueron losas insalvables psicológicamente hablando, y más tras el penalti infantil de Bartra que acabó por sentenciar cualquier mínimo de intento de remontada.

El Betis de Pellegrini se ha montado en una montaña rusa de sensaciones difícilmente entendible esta temporada Y hoy el Betis volvió a fracasar. Y sí gran parte de la culpa que no haya podido ni intentar sumar ha sido de las decisiones arbitrales, pero no nos engañemos, el Betis fue totalmente inferior en juego a la Real Sociedad. Y eso es algo que hay que analizar más en profundidad durante la semana dejando, aunque duela, el arbitraje a un lado. Porque el Betis va a perder muchos partidos si juega así y muestra lo que ya se puede llamar su Cara B.

El uno a uno:

Bravo: En su regreso no hizo un buen partido. Estuvo bastante desacertado en el desplazamiento en largo una de sus virtudes y, aunque era complicado, igual pudo hacer algo más en los goles.

Aitor Ruibal: Difícil papeleta jugar en una posición que no es la suya y sustituir a un jugador capital como es Emerson. Realmente hizo un muy mal partido. Se le vio muy poco en ataque y lo que se vio bastante poco acertado. En defensa sufrió muchísimo con la movilidad de los atacantes rivales.

Bartra: La cara B del Betis siempre suele tener varios protagonistas, pero Marc suele ser uno de los destacados. Volvió a sufrir muchísimo con el rival y volvió a dejar un error de juvenil en ese penalti tan evidente.

Sidnei: Tampoco estuvo acertado y se acercó al nivel de Bartra. Los dos centrales del Betis completaron un decepcionante partido.

Alex Moreno: Aunque tuvo tramos en zona ofensiva más o menos interesantes volvió a ser un agujero para la defensa verdiblanca. La Real atacó bien los costados y al Betis en general y a Alex en particular se le vieron todas las costuras.

Guido Rodríguez: El mejor del equipo de una manera bastante evidente. Mantuvo al equipo en pie todo lo que pudo. Hizo de doble pivote él solo: robó y fue la mejor salida de balón debido sobre todo al bajísimo nivel de Canales hoy. Venía de estar con la selección en Sudamérica, pero a él no le afectó en su rendimiento.

Canales: Uno de los peores partidos del cántabro que se recuerdan. Estuvo totalmente desacertado y bastante más fuera que dentro del partido. Muy lejos del nivel de intensidad que pedía el encuentro. Seguramente sea debido al parón de selecciones, pero su cambio hoy era más que evidente y su frustración por su mal partido. Si Canales está mal, el Betis va a sufrir.

Joaquín: Partido mediocre del capitán que sin Emerson al lado pierde bastantes situaciones ventajosas en banda derecha. Apenas apareció y recibió en las zonas donde hace daño.

Tello: El mejor de los cuatro de arriba, aunque tampoco completó una actuación notable. Fue el que más lo intentó, se le vio e hizo mejores cosas en zonas ofensivas. Pero sus tiros se fueron totalmente desviados.

Fekir: Partido indigno de la calidad del francés. No recibió un balón en los primeros veinte minutos y solo se le vio a la altura del centro campo, una señal más que evidente de que las cosas no van bien. En la segunda lo intentó y se le vio más, pero estuvo totalmente desactivado.

Borja Iglesias: Nueva oportunidad, misma decepción. Completó 45 minutos a un nivel bastante bajo y su salida del campo mejoró al equipo. O se mete en dinámica o cada vez va a tener más difícil recuperar la confianza en sí mismo, y, sobre todo, de los aficionados.

Sanabria: Buenos minutos del paraguayo. Mereció marcar, debió hacerlo y provocó dos acciones de gol que el árbitro se encargó de torpedear. Es el delantero titular sin ninguna duda.

William Carvalho: Mejoró a Canales, pero tampoco mejoró muchísimo la circulación de balón del equipo. Su presencia en el once igualmente es vital para liberar a Canales y Fekir.

Loren: Tuvo más minutos de lo que venía teniendo, pero no estuvo muy acertado y apenas apareció e hizo algo positivo en el partido.

Miranda: Pellegrini le dio minutos viendo el bajo nivel de Alex, pinta que se titular en el Wanda Metropolitano la semana que viene. Desde que entró tuvo gran presencia en el partido, aunque tampoco estuvo muy acertado en zonas ofensivas como todo el equipo.

Laínez: Su salida junto a Miranda revitalizó la banda izquierda del equipo y por ahí atacó el Betis en los últimos quince minutos. Presencia, pero sin acierto