La Maglia Verde. Vieites nos llevó a la meta. Real Betis 1-0 UD Las Palmas

0
14110

1 - 0
Tiempo completo

Nueva web  ➡ Ficha del partido ➡ Post del partido ➡ Galería de fotos 

Vuelta a la competición tras el parón de selecciones, lo que en una gran vuelta se llama jornada de descanso los lunes de cada una de las tres semanas de competición. Parón que siempre supone una incógnita porque nunca sabes por donde te va a salir. Que le pregunten a Perico por el espectacular pajarón en el Tour de su debut en 1983 tras dicha jornada de asueto. No sabes por donde te va a salir porque si andas mal te viene bien para resetear y recuperar lesionados, pero si estás bien te corta el ritmo.

No pudo ser de la partida Rui Silva, y de nuevo salió bajo palos Fran Vieites. Históricamente para triunfar tanto el fútbol como en ciclismo se tienen que dar una serie de circunstancias que algunas no dependen de uno mismo. Si forma parte de la plantilla es por algo y en situación parecida debutaron porteros de la talla de Toni Doblas o Adrián San Miguel. Un chaval de 24 años y casi dos metros está ante una de las oportunidades que le brinda la élite y debe ir a por todas. Y bien que ayer la aprovechó.

Este calendario, como el ciclista, está tremendamente saturado hasta el punto de no tener prácticamente ninguna fecha libre durante el año, entre competiciones propias y de selección. Así los equipos ciclistas disponen de algo más de dos plantillas que incluso compiten simultáneamente en distintas carreras, y no se trata de ganar sino de obtener las clasificaciones que te permitan puntuar para permanecer en la máxima categoría profesional, la UCI Pro Tour. En fútbol igual, casi respiramos con la ausencia en estos partidos de selección de jugadores de nuestro Betis que, por méritos en el campo, merecerían ir. Pero ese “virus FIFA” en modo de lesiones, algunas realmente importantes, puede echar por tierra la planificación de un equipo. Soy de los que quiere ver a los nuestros en la selección, pero mejor en fases finales. Ya se lesionó Canales en una de clasificación y luego, una vez recuperado, dejó de ser convocado para el momento decisivo.

Ambiente de gala de nuevo en el Villamarín, con unos prologómenos preciosos al ritmo del himno adaptado para personas discapacitadas. Salió el Betis con una camiseta que me resulta entrañable y que me trae recuerdos de sufrimiento a partes iguales. Precisamente jamás podré olvidar que esta equipación era la que llevamos en el mítico Insular de Las Palmas en aquella salvación agónica en 1988. Aquellos Zafra, mi paisano Antonio Valentín… y por supuesto Pepeo más conocido por Calleja que nos dio la salvación. Inolvidable una de las barras de nuestro escudo en la celebración posterior, D. Pedro Buenaventura a quien Dios tenga en su gloria. Pero en definitiva, una camiseta como debe ser la del Betis, entiendo yo, una auténtica preciosidad.

Primera parte de claro dominio verdiblanco que gozó de un buen número de ocasiones de gol, algunas de ellas fruto de la presión ante la salida de balón desde atrás  innegociable por el conjunto canario. Pero el portero visitante Valles, con pasado bético, se mostró muy seguro. Nuevo gol del Tigre que nos ponía por delante y hacía justicia en el marcador.

En la segunda parte el partido cambió de color, del verdiblanco al amarillo. Los visitantes, con un buen número de aficionados en la grada, dieron un paso adelante y magníficamente dirigidos por Moleiro, buen futbolista, se fueron acercando al área bética especialmente por bandas y disparos lejanos. Pero aquí sale nuestro protagonista que estuvo inmenso: Fran Vieites. El cancerbero verdiblanco hizo una serie de paradas, la última escalofriante, de verdadero mérito. Hay portero.

El partido se había puesto como la escapada que uno cree que los van a coger el pelotón cerca de la meta. Pero entre Vieites, los centrales y un descomunal Guido llegó la fuga a buen término y con éxito a meta. Esta vez los cambios no aportaron lo suficiente y el final fue complicado. Pero que sería de Betis o ciclismo sin sufrimiento y gloria. Como bien dice mi sabio amigo Aurelio, bético donde los haya, “Qué sería del amor sin sufrimiento. Y nosotros amamos el verdiblanco”

Vamos Betis, pedalea fuerte. Vuelta a Europa, a Praga con toda la ilusión del mundo.

 Nueva web Real Betis