Acabó lo que empezó

0
2185

PNB se ha disuelto. Gracias a PNB yo encontré sentido a mi beticismo, gracias a PNB conocí a los mejores béticos que conozco, incluso sin estar de acuerdo con sus ideas, incluso habiendo visto desencuentros y encontronazos.

Gracias a PNB se aglutinó a un beticismo al que no le cegaban dos pines regalados ni los fichajes de relumbrón que casi siempre se fundían. PNB nació del hartazgo y de la impotencia, de la incomprensión y del desatino. Unió bajo unas siglas gente de ideología tan diversa que parecía abocado al fracaso.

Pero la unión hacía muy mucho la fuerza, una pequeña fuerza que unida a un talento que pocas veces se ha visto reunido en la historia del Beticismo movió montañas.

Y Beticismo es lo que tenían y tienen. Ha sido un camino tan duro, tan lleno de espinas, de cuesta arriba, de cismas, de amistades y enemistades pero también ha sido un camino que ha llevado a lo que es el actual Betis.

No puedo decir que esté de acuerdo al 100% con todas las directivas que ha tenido esta asociación de “shicos de la web”, pero en eso también estaba la gracia de todo esto, de tener un sitio donde discrepar y aportar.

Hoy el Betis está ahí, y los béticos de PNB volverán a la grada o mejor dicho, nunca salieron de ella, porque no tienen el poderío económico de comprar acciones, aunque han empujado hasta el final porque éstas fueran más de los béticos, de todos los béticos.

Gracias por muchas cosas, por la incomprensión continua padecida, por exponer nombres y caras, por exponer datos y hechos, por llevar al extremo aquello que pensabais, por ser un referente a nivel nacional de cómo los pequeños accionistas, arrinconados y vejados por la Ley de Sociedades Anónimas Deportivas, pueden con sólo el mástil de la bandera de sus amores, encontrar el punto donde mover el mundo.

Cada uno tendrá una idea de su paso por PNB, yo me reflejo en la foto final que marca un capítulo tan grande en la historia del propio Betis que quizá algún día alguien le dé el empaque suficiente como para convertirlo en literatura futbolera.

Me quedo con que todos hicieron lo que pudieron, y la gran mayoría sin esperar nada a cambio. Y cambió todo en un club de fútbol, en una forma de entender el Betis.