Yo acuso. El partido que pudo ser. UD Almería vs Real Betis

0
960

0 - 0
Tiempo completo

Nueva web  ➡ Ficha del partido ➡ Post del partido ➡ Galería de fotos 

Cada vez que un técnico prepara un partido debe concentrar en el análisis diversos aspectos del juego, unos de su responsabilidad, equipo, estado físico de sus jugadores y el perfil más adecuado al rival, analizar al rival, sus fortalezas y debilidades y conociendo al enemigo estará uno en una posición superior para enfrentarlo y otros, por último lo que yo denomino “los incontrolables” tales como estado del terreno de juego, meteorología, afición y el arbitraje…

Llegados a ese punto, quiero poner de manifiesto que, lo que es una jugada intrascendente para el R Madrid (por ejemplo, plantillazo de Bellingham esta jornada) se convierte en roja para Bellerín. Esta discriminación en función al equipo al que pertenece el infractor es tan antigua como el fútbol, al menos en España. Lo que es más novedoso es la especial beligerancia del colectivo arbitral hacia el Real Betis Balompié, donde un equipo que propone fútbol, que no pierde tiempo y hace un número de faltas generalmente inferior a la media y al rival al que se enfrenta; convierte en más incomprensible que sea el equipo con más expulsiones de España en el último año y medio. Dato extraído del periodista sevillano Pepe Elías. Por ello nos encontramos ante un indicio razonable de discriminación que repercute en el resultado, repercute en el siguiente partido (pierdes por sanción al jugador) y repercute en el estrés al que somete por sobresfuerzo a los que se quedan en el campo en inferioridad. Todo ello conduce a un resumen, el Betis está siendo perjudicado por las decisiones arbitrales y repercute en los resultados, con intención o no, eso es algo que si este que suscribe lo tuviera probado estaba ya en el Juzgado de Guardia con total seguridad.

            En el día de ayer, en el principio de partido se expulsó a Bellerín, tras ver la jugada, puede ser roja, o también amarilla porque uno al verla detenidamente comprueba cómo el lateral bético retira el pie para no hacer daño ante la inercia que lleva su cuerpo hacia el rival. Pero lo que es absolutamente cierto es que si está involucrado un jugador verdiblanco es roja. El resultado es que nos quedamos con uno menos ante un rival que necesita la victoria, al igual que nosotros, y en el partido que no pudo ser y no fue lo veo con superioridad clara para nosotros, por lo que concluyo que el perjuicio causado por la roja nos priva de dos puntos y probablemente guarde relación con la solicitud de cambio de Pezzella, aquejado de isquiotibiales.

            Una vez esto, el Betis, con diez, hizo un magnífico partido, muy concentrado en defensa, portería nuevamente a cero, y además tuvo varias ocasiones claras de ponerse por delante. El más destacado en esta faceta fue Assane, que se escapó por velocidad en dos ocasiones, frustrándose las mismas por la misma velocidad. Esto requiere una explicación, es claro que el jugador posee una velocidad importante, al igual que parece que, como pecado de juventud, lo deja todo a que esa facultad innata le lleve al éxito y no es así. Lo probable es que si en esas ocasiones que tuvo hubiera contemporizado para romper en velocidad por cambio de ritmo, estaríamos hablando de algún gol, debe entender y creo que está a tiempo que el futbol el tiempo, es engaño, es espacio y velocidad; lo aprenderá a buen seguro, se trata de una cuestión táctica más que de técnica y de saber cuándo emplearla.

            Ese partido en equipo, bien concentrados y solidarios todos los jugadores en el esfuerzo se rompió en el momento que sale Luiz Henrique para oxigenar al compañero y aportar en ataque y decide en una clara falta de actitud no hacer ni lo uno ni lo otro. Si lo vemos el partido que se marca Assane y los minutos que hace Luiz Henrique la comparación no se sostiene, el brasileño debe tener mejor actitud, ese verso suelto que parece ser no agrada, porque los aficionados vemos cómo el equipo, metido en el partido y sufriendo entra un compañero de refresco que nada aporta y molesta en exceso, mientras que el canterano es generoso hasta la extenuación en el esfuerzo.

            La faceta positiva estuvo en el gran partido de Rui Silva que salía de lesión y demostró que es un gran portero.

            Dicho todo lo anterior seguimos siendo fiables, seguimos en todos los objetivos y se vienen quince días importantes en las tres competiciones que nos va a dar el nivel al que podemos aspirar este año.

            Eso, sin contar que viene la ventana de fichajes a la vuelta de la esquina.

 Nueva web Real Betis