La Maglia Verde: Pestoso. Real Betis vs Getafe CF 1-1

0
300

1 - 1
Tiempo completo
0-1
7' Greenwood
Isco 34'
1-1
Colegiado: Pulido Santana
VAR: Cuadra Fernández

Nueva web  ➡ Ficha del partido ➡ Post del partido ➡ Galería de fotos 

Partido de la primera vuelta

Jornada 23 de Liga en el Benito Villamarín de nuevo engalanado con casi 54.000 almas que, aunque ya sea reincidente en este comentario, no puede dejarse ver como una auténtica barbaridad a la que nos estamos acostumbrando y que, sin duda, es el pilar más importante sobre la que se ha edificado y se edificará el anhelado crecimiento de nuestro querido Real Betis Balompié.

Semana intensa en lo relacionado con el club, no ya porque hubiera en disputa algún partido importante, sino por todo lo que se ha decidido estos días en el cierre de mercado que los entendidos denominan la “ventana de enero”. Lógicamente, el verde decidirá y los resultados dictarán sentencia, pero a priori parece que el equipo sale reforzado tras este convulso período de incorporaciones y bajas. Cierre de mercado que tuvo en su último día la incertidumbre de si finalmente se incorporaba para la causa Pablo Fornals, pues se tuvo que esperar al día siguiente para la confirmación definitiva del excelente jugador castellonense ya ex del West Ham FC. Absolutamente diferente es el mercado del fútbol respecto al del ciclista, donde todo es mucho más previsible y sin tanta repercusión mediática como es lógico. Las plantillas ciclistas se cierran a 31 de diciembre y el 1 de enero se da el banderazo a la nueva temporada.

En ciclismo se califica una carrera por “pestosa” cuando el trazado es especialmente incómodo (por ejemplo aquellas donde no hay lugar para la tregua, con subidas y bajadas que los corredores califican como “rompepiernas”) o las circunstancias climatológicas (aire, agua…) endurecen y tensan especialmente la competición. La carrera no sólo se convierte en una lucha contra los rivales sino que además con todas las adversidades comentadas. También en el pelotón son conocidos como corredores “pestosos” aquellos que utilizan artimañas más allá de las deportivas (léase codazos o que directamente te sacan de la carretera por citar algo). Y sin por supuesto querer faltar al respeto al Getafe, ayer el partido se podría calificar de “pestoso” tanto por el rival y por cómo se desarrolló el partido.

No pude ver la primera parte del también intenso partido de ayer, aunque sí escucharlo por Radio Betis. Por cierto quiero felicitar expresamente a los miembros del departamento de comunicación del club por permitirnos tener una información de calidad a la altura que merece esta bendita afición. Normalmente de las carreras ciclistas vemos la parte final, aunque ya sabemos que casi todo se fragua en la primera donde los equipos intentan hacer su trabajo, bien por conseguir la victoria parcial o bien la lucha por la general u otras clasificaciones; así los aficionados buscamos en los medios cómo se ha desarrollado la batalla hasta que podemos empezar a verlo. Pues por lo que escuchaba el principio parecía esperanzador con el casi gol de Fekir, de nuevo “falso 9”, pero un zaguero getafense salvó bajo palos y poco después un desafortunado penalti cometido por Abner, lesionado en la jugada, permitió al equipo azulón ponerse por delante. Se ponía el partido como ellos querían, con ventaja en el marcador y pronto salieron a relucir las argucias propias de este equipo: faltas continuas que interrumpían el juego, pérdidas de tiempo… Todo esto te puede llegar a desquiciar y como dato relevante el Betis se fue al descanso con 4 tarjetas amarillas de cinco faltas mientras que el equipo madrileño con una cartulina haciendo más del doble de faltas. Aún así conseguimos marcar de otro penalti, el primero a nuestro favor esta temporada. Isco lo transformaba tras falta dentro del área a Johnny  Cardoso, y es que el jugador estadounidense, que fue la primera incorporación en este mercado, está teniendo unas actuaciones que invitan a la esperanza sobre lo acertado de su fichaje.

En la segunda parte, que ya si pude ver por televisión, el Betis no estuvo cómodo en el campo ante la alta presión del Getafe. Nos costaba sacar el balón y no pudimos aprovechar la defensa adelantada del rival, ahí pensé lo bien que habría venido Marc Roca, baja por enfermedad para este partido, y sus precisos balones en largo. A pesar de que tuvimos alguna que otra llegada era el equipo azulón el que parecía llevar las riendas del partido.

A todo esto Isco, en algo tan característico suyo este año como no dar un balón por perdido, sintió molestias y pidió el cambio. Cuando tu jugador top, el líder o capo en el mundillo ciclista, debe abandonar el equipo se resiente y es inevitable. Terminó el partido con otro alargue grande y con siete amarillas de nueve faltas para el Betis y cuatro de 19 para los madrileños (una fue para el portero por pérdida deliberada de tiempo). Como aficionado al fútbol sala quisiera destacar dos normas que me gustan particularmente: cuando un equipo comete cinco faltas a la siguiente se le castiga con un doble penalti (penalti con el doble de distancia) y se juega a reloj parado. Imagino que en el fútbol, por lo que dicen los entendidos, esto no es viable pero algo se debería hacer más allá de prolongar los partidos con los equipos que recurren a prácticas “pestosas”.

A seguir por la lucha por plaza europea. Esperemos que el viernes en Cádiz el levante no nos castigue con aire de cara y sí a favor que nos haga rodar a tope.

Vamos Betis, pedalea sin descanso. Siempre contigo, como balas de cañón.

Nueva web Real Betis