Una nueva tragicomedia. Previa Real Betis – Villarreal CF

0
571
Esta semana vuelve el fútbol al Villamarín, que ya acoge sus últimos partidos de la temporada. El Real Betis, que va de tragedia en tragedia, visita a un rival que es, prácticamente, la cara buena de la moneda. El Villarreal ha llegado muy fuerte tras el parón y quiere que siga siendo así para mantener su puesto europeo. Los amarillos viven una etapa de comedia y alegría que ellos mismos se han ganado después de una campaña pasada desastrosa y quieren seguir alargando esa diversión a costa de la pesadilla que atraviesan los béticos.
 
Un lastre
 
Eso es lo que es ahora mismo el conjunto verdiblanco: un lastre. Pocas cosas positivas se pueden sacar de esta temporada y muchas cosas negativas de las que aprender. Pero hay que querer aprenderlas si se le quiere dar un giro de 180º a esto y que el objetivo vuelva a ser el que era antes de la hecatombe. Las esperanzas de ver un Betis grande, ahora mismo, están totalmente perdidas y no va a ser fácil recuperarlas y es que, el encuentro ante el Levante, volvió a dejar claro lo desastroso que es este equipo y que lo que ocurrió ante el Espanyol fue solo algo puntual frente al colista. 
 
Los de Alexis terminaron la jornada 32 siendo el segundo cuadro más goleado de LaLiga, por detrás del Mallorca. Esto es solo una evidencia más de lo descompensada que está la plantilla y de la fragilidad defensiva que siempre le pasa factura. Es la pescadilla que se muerde la cola: encajas mucho y estás obligado a marcar goles que no llegan. Ya tiene poco sentido lo que queda de campaña para el Betis, pero, quizás, sea el momento de ver minutos de Juanmi, que logró mojar en La Nucía. Por otro lado, el técnico recupera a Joaquín y Emerson para enfrentarse al submarino amarillo y pierde a William Carvalho por acumulación de tarjetas.
 
Un Villarreal motivado
 
Los tres duelos últimos antes del parón no tuvieron buen sabor de boca para el Villarreal, pero se ve que le ha sentado bien estos tres meses alejado de los terrenos de juego porque ha vuelto con las pilas recargadas a tope para hacer frente a este último tramo y conseguir un billete para Europa. El conjunto castellonense aterriza en Sevilla después de una victoria positiva para la clasificación, pero también para la moral, la del derbi ante un muy tocado Valencia (2-0). Asimismo, el ánimo que tienen ahora quieren invertirlo en acercarse a puestos de Champions, que tan solo están a tres puntos.
 
Será un partido donde se encontrarán dos veteranos de LaLiga, Joaquín y Santi Cazorla. Pero también habrá mucha calidad contra la que el Betis no debe despistarse, pues el Villarreal cuenta con piezas fundamentales que pueden acarrearle muchos problemas en las distintas zonas del campo a los verdiblancos, como son Gerard Moreno, Paco Alcácer, Anguissa o, incluso, Chukwueze. Quienes no estarán disponibles para Calleja son los lesionados Funes Mori y Ramiro Guerra.
 
Suerte en casa, caos a domicilio
 
Las dos temporadas con Setién en el banquillo, el Betis logró salir vencedor en los dos duelos disputados en el Villamarín frente al Villarreal. Fueron dos triunfos muy sufridos (2-1) en casa. A domicilio, por el contrario, no se logró ganar, con un 3-1 en la 2017/18 y un 2-1 en la 2018/19. Además, los verdiblancos no tienen un buen precedente de la primera vuelta de esta campaña, pues en su visita a tierras valencianas se llevó un 5-1 de vuelta para Heliópolis.
 
En este duelo, la parte trágica y la parte de comedia están muy diferenciadas. Lo que queda por ver es si el Villarreal sigue prolongando sus risas y su felicidad siguiéndole la pista al Sevilla o si, por el contrario, el Betis decide darse noventa minutos de tregua en el que poder olvidar -difícilmente- los desastres que comete jornada tras jornada antes del ansiado final de temporada.