Yo Acuso. La primera vez. Real Betis 1-0 UD Las Palmas

0
12436

1 - 0
Tiempo completo

Nueva web  ➡ Ficha del partido ➡ Post del partido ➡ Galería de fotos 

Como cada partido en casa recibo llamada de mi amigo para citarnos, ¿a las siete? La respuesta siempre es Sí y a partir de ahí, se vuelven a repetir una serie de actos, de costumbres que viví de niño y ahora vivo con mis hijos. Nos acercamos a las inmediaciones del Villamarín, tomamos algo, hablamos de nuestras vidas y comentamos el once de Pellegrini para entrar luego con tiempo suficiente en el templo verdiblanco al objeto de no perder detalle. Llegamos al asiento y ya, después de tantos años, conocemos al señor de la izquierda que viene desde Los Rosales, al de la derecha que se va a operar en breve de sus dolores de espalda, a los de atrás que vienen con sus hijos, como nosotros y  los de la fila de abajo, matrimonio mayor con su hija ya adulta. Es estremecedor comprobar cómo año tras año, gente que no somos de lugares comunes volvemos al encuentro, todos conocemos que un día fuimos aquel niño al que trajeron al campo una vez, nuestro padre, nuestro tío o un amigo que quiso envenenarnos.

Cuento esto porque en el día de ayer, al hacer escrutinio de los que habían venido y los que no, comprobamos que un padre con sus hijos tenía asiento que generalmente no está ocupado por ellos, los niños tenían unos 7/8 años cada uno con la sudadera del Betis, uno azul y el otro verde con su escudo y de la marca oficial, los niños no hacían caso a los ofrecimientos del padre para que comieran sino que en un constante ademán, señalaban al campo, donde calentaban jugadores, uno al otro comentaban he visto a tal, he visto a cual jugador, ¿has visto cómo la ha parado el portero? ¿y el control de Isco? Qué calidad!

Los ojos de esos niños se salían de sus órbitas. No pude más que recordar la primera vez que mi padre me trajo a conocer el Betis, si, no digo a ver un partido sino a conocer y sentir lo que significaba estar allí, y si, fue un Betis Las Palmas en el año 1979, con un tres cero a nuestro favor. Habíamos comprado una televisión a color para el mundial pero hasta entonces nunca habían televisado al Real Betis Balompié. Mis partidos del Betis habían sido en blanco y negro y las pocas ocasiones en que la televisión única nos privilegiaba con la aparición del los Cardeñosa, López, Bizcocho, Esnaola etc allí estaba yo, al pie de la televisión, para no perder detalle. Entrar en el Villamarín y comprobar la viveza de los colores del verdiblanco y el azul y amarillo de contrario se irá conmigo a la tumba, esa explosión de colores que antecedió a la explosión de sentimientos en forma de afición y de juego, ese día acabé perdidamente enamorado de ti, Real Betis Balompié.

            Ievitablemente, estos niños de ayer me recordaron aquel primer partido, mismo rival, y sentirme reflejado en esos hermanos que con gran expectación hacían suyo en partido para siempre en sus memorias.

            Y recordarán seguramente el empuje maravilloso de la afición cuando ya no quedaban fuerzas y Las Palmas atacaba en el último tercio de partido, la banda del campeón…

            Van a recordar la presentación en el templo de Vieites, su magnífico partido, sobradamente preparado como anticipó antes del Derbi Pellegrini.

            Y recordarán a aquel maravilloso argentino en su vejez:

– ¿cómo se llamaba hermano?

– Pezzella, Germán Pezzella, le dirá su hermano, como ese defensa no habrá otro más seguro, yo no he visto una cosa igual…

-¿Y Guido? ¿Te acuerdas?

-Si, cómo no me voy a acordar si era un mediocentro de nivel mundial, qué pena que se fue, lo disfrutamos muchísimo, hacía mejores a los demás, competitivo y eso que vino ya talludito y sin ninguna confianza por la afición y prensa…

-Bueno, eso es lo de siempre hermano, llega, es criticado y se va de jugador top, lo que demuestra lo poco que sabe la gente de fútbol.

-Pellegrini era un pedazo de entrenador, sólo había que ver cómo consiguió que Isco volviera a ser un jugador de nivel mundial y además enganchó al Panda que parecía en su final.

-No lo dudaba, pasa hoy eh, este chaval que nos entrena es bueno también.

Y la conversación seguirá eternamente, cada vez que se encuentren, porque eso es inolvidable, la primera vez que te vi.

Poco se acordarán del gran partido que hizo el mejor equipo que ha venido jugando este año al Villamarín, García Pimienta es muy buen entrenador, la pregunta es si lo sería en un equipo superior. La misma pregunta me hago con Coco y Moleiro a los cuales declaro mi predilección.

Pero es que el Betis hace difícil que se les compare con lo que hay, porque los dos centrales están intocables, serios y seguros, Guido no se vio superado nunca, marcó en todo momento lo que había que hacer, y el gol llegó en el equipo que mayor potencial ofensivo tiene, porque Las Palmas juega bien pero no tiene pólvora y sin eso quedan en un buen lugar de la tabla, con nota sobresaliente para lo invertido, pero no les dará para más.

            La línea de seguridad del Betis es uno de los pilares donde basar el éxito de una temporada, la defensa está siendo de alto nivel, y sólo hay que esperar que el ataque defina para concretar otra gran temporada, otra casualidad…

            Ironía aparte, nada es casualidad, es gestión, es determinación y es planificación deportiva, lo que tenemos es un compendio que finaliza de manera magistral el Ingeniero, que en sus propias palabras, el Betis le ha dado muchísimo, y Usted nos lo devuelve día a día, muchas gracias.

 Nueva web Real Betis