El respeto perdido

0
12961

El colectivo arbitral debería tener el respeto de todos, por lo que nos pueden transmitir como personas y personajes fundamentales en impartir justicia desde la neutralidad y buscando siempre la implicación de los clubes en el juego limpio y en la ecuanimidad entre los clubes.

Pero son un agente discordante más de los intereses del fútbol. Quién en su sano juicio va a creer que es justa una sanción contra un jugador nada, absolutamente nada conflictivo, por lo que ha hecho.

No tienen credibilidad, no actúan unánimemente y tienen un marrón en lo alto del que parece que sólo salen beneficiando a los de siempre.

Ahora ya podemos esperar que ese curioso colectivo puede incluso revisar algo del año pasado y decidir condenar a un club con sanciones por no se sabe qué sistema de compensación astrológica que es menos creíble que el VAR, otro invento que falla por lo de siempre, por los «jueces» que deciden interpretaciones ambivalentes según sople el viento.
El colectivo arbitral debería tener el respeto de todos, pero parece que eso les da igual, porque de Canales, si no adultera la competición, yo ya no sé.