Gafados 1-0. Crónica SD Eibar – Real Betis

0
502
El Betis volvió a caer una semana más, esta vez en Eibar (1-0), en un encuentro en el que mostró una imagen mucho mejor y en la que dispuso de muchas oportunidades para haberse traído la victoria, pero la ineficacia de cara a puerta se está convirtiendo en un fenómeno que roza lo paranormal.
 

Con la visita a Ipurúa, Setién volvía al 4-3-3 para contrarrestar los dobles laterales largos del equipo local, con Francis en el lateral derecho, Tello en el extremo izquierdo y Loren en la punta de ataque como principales novedades.

Desde el inicio, se comprobó que era una buena solución para contrarrestar a un equipo fuerte como local y que tenía en las alas sus principales armas. Ambos conjuntos estaban muy igualados, con juego muy directo y muchas llegadas al área rival pero pocas finalizadas. Guardado tuvo la primera del partido al cuarto de hora, con un disparo desde la frontal del área que atajó Dmitrovic cuando se colaba por la escuadra.
 
Las llegadas eran más frecuentes por parte del Eibar, aunque sin demasiado peligro, teniendo Orellana con un disparo desde dentro del área y con un error de Joel las más claras. El Betis, por su parte, seguía peleado consigo mismo y con el gol, como se demostró con un remate a bocajarro de Feddal que no cogió puerta y, sobre todo, con un disparo de Lo Celso desde la frontal que se estrelló en el palo.
 
El Eibar está menos acostumbrado a perdonar, por eso, repitiendo el guion habitual en cada encuentro bético, consiguió adelantarse en el marcador en el descuento del primer tiempo con un disparo tras jugada ensayada de Cote que se coló entre muchas piernas en la portería verdiblanca.
 
El Betis reaccionó muy bien a este golpe tras el descanso, atacando con mucho acierto y disponiendo de muchas oportunidades pero con el nulo acierto que de costumbre. Guardado se plantó solo delante del meta serbio, pero su remate lo sacó este con el pie. Incluso dispuso de un penalti el conjunto verdiblanco tras corroborar el VAR un pisotón de Ramis sobre Loren. Pero el gafe era tal que Dmitrovic detuvo con el pie el tiro de Lo Celso.
 
El fallo del penalti supuso un duro golpe para los verdiblancos, que lo acusaron durante unos minutos, pero volvió a la carga poco después con mucha esperanza en busca del empate y dispuso de otras dos claras ocasiones más, por mediación de un cabezazo de Bartra y un remate cruzado de Jesé, pero ambas fueron frustradas por un pletórico Dmitrovic.
 
Joel terminó salvando un 2-0 en los últimos minutos que ya poco importaba, ya que la derrota se antojaba inevitable por todo lo perdonado. Otra derrota más de los verdiblancos, esta vez con mucha mejor imagen pero que no frenan la sangría de puntos.