La Copa quiere al Villamarín 3-1. Crónica Real Betis – RCD Espanyol

0
325

El Villamarín no solo jugará la final, también las semifinales. El Betis despertó tarde, pero despertó y lo hizo arrollando al Espanyol a partir de la hora de partido para certificar la clasificación copera (3-1) y que deja el título a solo tres partidos.

Setién sacó todo lo que tenía al campo desde el inicio, situando a Guardado como carrilero y a Francis en banda natural, mientras que Lainez y Canales se mantenían en el once.

Aunque el balón fue bético desde el inicio, contemporizando el balón, la alta y precisa presión de balón perica fue determinante en cada jugada local, que también contemporizaba al beneficiarle el resultado. El conjunto visitante avisó al cuarto de hora, con un remate de Baptistao a bocajarro que se estrelló contra el larguero.

El Espanyol parecía marcar el tempo del partido y más aún cuando se adelantó en el marcador por mediación del propio brasileño, que peinó de cabeza una falta lateral para adelantar a su equipo y dilapidar la ventaja relativa con la que contaba el cuadro bético.

A pesar de ello, la falta de ideas del Betis era flagrante, ya que no fue capaz de crear una jugada de peligro sobre la portería de Roberto en todo el primer tiempo, con la única salvedad de una falta de Canales que se marchó desviada.

Lejos de reaccionar tras el descanso, el Espanyol seguía dominando el encuentro a su antojo, disponiendo incluso de dos buenas oportunidades para ampliar la renta, sobre todo la primera de Borja Iglesias que tuvo que atajar con una gran parada desde cerca Joel.

Un gesto lo cambió todo. Cuando más atascado estaba el Betis, Sidnei lanzó en largo ante la adelantada zaga perica y Sergio León se quedó solo ante Roberto, pero su disparo se estrelló en los pies del portero. Ahí empezó el chorreo verdiblanco que se vio azuzado por un Villamarín al rojo vivo.

La sucesión de ocasiones locales no dejaban de caer ante un equipo blanquiazul que empezaba a notar el cansancio tras la presión. Joaquín, Lo Celso, Bartra… un asedio sobre la portería contraria que tuvo premio a falta de 15 minutos del final, cuando el argentino aprovechó un genial servicio de Joaquín para batir por bajo a Roberto.

El partido se dirigía a la prórroga, pero el Betis seguía intentándolo sin descanso sobre la portería rival y el gol de la victoria se intuía más cerca que nunca, aunque el tiempo iba en su contra. Al final, el tiempo reglamentario llegó con la igualada pero con una ventaja técnica, ya que Marc Roca se fue expulsado al cortar una contra.

La dinámica arrolladora bética se mantuvo en la prórroga y los goles no tardaron en caer por su propio peso. Sergio León desniveló la balanza primero con una gran jugada individual que definió con mucha tranquilidad y después fue Mandi, que rebañó a la red un balón suelto para poner la tranquilidad en el Villamarín.

El segundo tiempo de la prórroga solo sirvió para que el Villamarín disfrutase tras una horrible primera hora y saboreara el hecho de tener tan cerca un título después de tanto tiempo.

Real Betis Balompié: Joel Robles, Francis, Mandi, Bartra, Sidnei, Guardado (Javi García 103′), Carvalho (Joaquín 55′), Canales, Lo Celso, Lainez (Sergio León 61′) y Loren.

RCD Espanyol: Roberto, Javi López, Hermoso, Lluís, Rosales, Roca, Víctor Sánchez, Melendo (Granero 67′), Baptistao (Darder 94′), Piatti (Sergio García 81′) y Borja Iglesias.

Goles:  0-1. Baptistao (33′).
             1-1. Lo Celso (76′).
             2-1. Sergio León (95′).
             3-1. Mandi (98′).

Colegiado: Ricardo de Burgos Bengoetxea, comité del País Vasco. Amonestó a Hermoso (12′), Lainez (35′), Lo Celso (50′), Roca (57′) Mandi (71′), Rosales (84′), Granero (86′), Baptistao (89′), Canales (90′), Sergio León (90+1′), Sergio García (92′) y Francis (115′).
Expulsó por doble amonestación a Roca (90+2′).

POST DEL PARTIDO