Un duelo marcado por la crispación. Previa Real Betis – RCD Espanyol.

0
488
El Benito Villamarín acoge uno de sus últimos encuentros de la temporada liguera y no lo hará de la mejor forma posible. Será un partido marcado por la tensión de la situación que atraviesa el Real Betis y los grandes cánticos de su afición no harán eco en el feudo verdiblanco. Los béticos han empezado el modo protesta tras lo acontecido durante muchas jornadas, mientras que el Espanyol está dispuesto a luchar por los tres puntos y por Europa hasta el último pitido final. 
 

Semana de reuniones

 
El lunes pasó algo que nadie se espera, pero que podría suceder bien el estado de los de las trece barras. En su visita al Ciudad de Levante no solo no firmaron ningún gol, sino que acabaron recibiendo cuatro, y esa probabilidad que había de entrar en Europa se desvaneció aún más. Son ya mínimas las esperanzas en Heliópolis y la decepción con el equipo y la entidad va creciendo. Tras este mazazo en tierras valencianas, el club se reunió para debatir qué pasaba en el banquillo y, finalmente, se decidió que Quique Setién seguiría hasta final de temporada -por lo pronto-. 
 
Los problemas son los mismos, esos que se llevan repitiendo una y otra vez durante toda la campaña. No importa la titularidad de un delantero, no importa la titularidad de dos, da igual Jesé, Loren o Sergio León, la falta de gol sigue siendo en todas las ocasiones una pesadilla para los verdiblancos, que siguen sin encontrar su efectividad a tan solo cuatro jornadas del final. Si a eso le sumas lo fallos defensivos y las pérdidas de balón absurdas, te queda un partido como el disputado ante el Levante, Valencia, etc. 
 
La última victoria del Betis en casa se dio bajo la lluvia, enfrentándose al Villarreal (2-1). Los tres partidos posteriores se han saldado en derrota, por lo que ahora se ve obligado a hacer tres puntos ante los pericos que, aunque no sirvan para conseguir el objetivo, puedan calmar un mínimo a la afición y acabar la temporada de forma algo más positiva a lo visto durante todos estos meses -que han puesto a Setién en la rampa de salida-. Para este enfrentamiento que tendrá lugar en la capital andaluza, William sigue siendo baja, pues el angoleño sigue recuperándose. 
 
Apurando opciones
 
El Espanyol se encuentra igualado a puntos con el Real Betis, pero su situación no parece tan insostenible. El cuadro de Rubí aún confía en poder llegar a meterse en Europa y todas esas opciones pasan por ganar ante los verdiblancos y prácticamente todos los partidos que restan, esperando que Alavés y Athletic tengan un tropiezo. Los leones son los dueños de la séptima plaza actualmente y se sitúan a seis puntos de ventaja de los pericos, mientras que el Glorioso a tan solo tres. 
 
En sus últimos cinco encuentros, los catalanes han logrado sumar, aunque no tanto como esperaban. El descenso está olvidado, pero haber ganado ante Girona y Alavés, no es tan positivo si en los otros tres duelos tan solo sumas un punto (Getafe, Levante y Celta). Su último partido a domicilio también fue ante los granotas, pero los blanquiazules lograron sacar un punto. Ahora deben hacer frente a Betis, Atlético, Leganés y Real Sociedad, un calendario algo complicado para sumar 12 puntos, pero que le vendrían como agua de mayo para seguir pensando en la competición europea. 
 
Rubí necesita a una de sus claves en el once titular dispuesto a todo, pues Borja Iglesias deberá estar enchufado para darle a los pericos grandes alegrías en lo que resta de campaña. Aún así, el Espanyol también presenta sus bajas, con Piatti, Naldo y Rosales lesionados y Granero sancionado por acumulación de tarjetas. 
 
Cuatro en uno
 
Son ya tres las ocasiones en las que se han encontrado blanquiazules y verdiblancos. La primera fue en el encuentro de la primera vuelta de La Liga, momento en el que el Real Betis estaba consiguiendo resultados positivos y aprovechó su visita a tierras catalanas para hacerse con una victoria (1-3), donde mojaron Lo Celso, Tello y Óscar Duarte en propia puerta. Los otros dos pertenecían a la competición copera, en la que eliminó a los de Rubí empatando en Cornellá (1-1) y venciendo en la prórroga en el Villamarín (3-1). 
 
Son dos conjuntos con metas diferentes. Aunque es cierto que están igualados a puntos y con la misma distancia de Europa, tras todo lo negativo ocurrido en Heliópolis solo se piensa en acabar la temporada y empezar a preparar la siguiente, pues el ambiente está muy crispado y la esperanza ya es nula. Mientras tanto, el Espanyol vendrá con ganas de asalta Sevilla, pues ellos siguen confiando en hacerse con la séptima plaza -al menos- que les dé un billete a la competición europea.