De BAR en VAR. Recontracrónica del Villarreal CF – Real Betis

0
12280

Competición ➡ Ficha del partido ➡ Post del partido ➡ Galería de fotos 

Primero de todo, me encanta la tecnología aplicada al fútbol. Gente a la que aprecio me dice que le quita ese punto ratonero que tiene el fútbol. Pero también es cierto que hace, por lo menos, más polémicas las decisiones arbitrales.

En este fútbol donde las consignas arbitrales lían desde los jugadores a los propios árbitros, donde lo que ayer era mano clara, hoy es trayectoria yuxtapuesta, no penalizada y al contrario, el VAR ayuda pero confunde.

Que con la tecnología que hay existan dudas, cuando no certezas, de la mala aplicación de éste me lleva a pensar que sí, que las máquinas son tontas, pero el uso de las mismas sigue siendo como en el período de mando incompetente de Negreira, donde un club pagaba por gusto al vicepresidente de los árbitros. O sea, que era criterio arbitral ver fuera de juego donde no lo hay y viceversa.

Me mosquea que al final tengamos que irnos a la ley de compensación para decir, igual que antes, cuando Negreira, que unas veces es a favor y otras en contra. Es que la tecnología debería estar para ser neutral, y no lo está.

Ayer nos tocó sufrir esos arbitrajes que no se comprenden, que te dejan el cuerpo como resacoso, con garrafón de BAR malo. No puede ser que sigamos teniendo un nivel tan ínfimo que haga que media liga tenga manchas grasientas de BAR en sus partidos, cuando todo debería ser mucho más limpio, como nos vendieron el VAR.
Sigo sin entender, también, que no se expliquen esas jugadas polémicas, como si los árbitros fuesen infalibles e intocables. Debería ser muy didáctico comprender por qué los árbitros hacen lo que hacen.

A por el Mallorca, sin olvidar que el jueves tenemos partido, contra el Mánchester, con el escudo como excusa, pero, por qué no, con la excusa también de pensar que todo es posible en el Villamarín.