La Maglia Verde.Europa tiembla, volvemos. Real Betis vs Real Sociedad.

0
319

0 - 2
Tiempo completo

Nueva web  ➡ Ficha del partido ➡ Post del partido ➡ Galería de fotos 

Partido de la primera vuelta

Etapa 37 en el Benito Villamarín, ya sólo queda una jornada que al igual que sucede en ciclismo se llega con todo decidido a lo que se le suele llamar el paseo del líder, habitualmente Madrid en la Vuelta, Milán en el Giro o Campos Elíseos de París en el Tour de Francia. En nuestro caso llegamos a la conclusión del campeonato nacional de Liga en un más que meritorio séptimo puesto que nos clasifica por cuarta vez consecutiva (algo inaudito en el club) para competición europea, en este caso la Conference League, tercera continental. Igualmente, si nada se tuerce, Pôgacar se adjudicará el Giro el domingo que viene. Espectacular su triunfo incontestable de ayer en Livigno en una preciosa etapa de alta montaña.

Si hacemos paralelismo entre los objetivos de un equipo ciclista y otro de fútbol en una larga competición como puede ser una gran vuelta o el torneo liguero podremos apreciar como son similares. En ciclismo los equipos suelen tener tres objetivos distintos en función de su presupuesto: los más potentes optan al triunfo en la general con un claro jefe de filas en torno al cuál gira la estrategia del equipo. Otros optan por la mayor cantidad posible de triunfos en llegada masivas, la volatas, con sus sprinters y los equipos restantes, generalmente más modestos, luchan por el triunfo en alguna etapa por medio de alguna escapada. Lo que tienen todos en común es que cuando su ciclista referente por el motivos que sea falla y no va (caída, lesión, enfermedad…) la estrategia del grupo se ve muy resentida y se deben optar por otros objetivos sobre la marcha. Comento esto porque el Betis se ha visto especialmente perjudicado por las siempre inoportunas lesiones, además en jugadores clave y por un período prolongado de tiempo. Aparte este año se han ido jugadores emblemáticos del club en poco tiempo. Ayer, como muestra, no pudimos contar entre otros con dos campeones del mundo e Isco, faro y guía del equipo esta temporada. Muchos condicionantes que siempre afectan.

Veníamos de una jornada intersemanal en Las Palmas donde de nuevo se repitió el guion que desafortunadamente hemos visto este año y que se ha hecho tan previsible como etapa llana con viento de cara que llega al sprint. Hasta en dos ocasiones nos pusimos por delante pero no fuimos capaces de administrar la renta, como en tantos partidos que hemos visto esta temporada. Aún así ayer dependíamos de nosotros mismos para alcanzar la sexta plaza.

En un maravillosamente repleto Benito Villamarín recibíamos a la Real Sociedad, equipo que nos precedía en la tabla y al que podríamos superar en caso de triunfo. El equipo donostiarra ha mostrado este año cierta consistencia y ha competido al máximo nivel en la Champios League. No era fácil y a estas alturas las fuerzas están ya muy justas en todos.

Comenzó mal el partido, pues en el minuto 5 un extraordinario golpeo de Brais Méndez en libre directo entró por toda la escuadra. Aún así el Betis se hizo, por juego y ocasiones de sobra, acreedor al empate pero una desafortunada pérdida de balón en medio campo termina con el segundo gol de la Real al filo del descanso por medio de Merino, que no desaprovechó la asistencia de Oyarzabal.

Descanso en el Villamarín y descanso en Villarreal, donde también jugaba el Betis en este caso con la camiseta del Real Madrid, que se imponía 1-4 al equipo local y nos garantizaba la clasificación matemática a Conference en ese momento.

No estuvo bien el Betis en la segunda parte y sin embargo pudo recortar distancias con un penalti que fue mal ejecutado por Ez Abde. Extrañó que fuera él quien tirara la pena máxima habiendo jugadores de mayor jerarquía y peso en el campo. A la misma vez llegaban noticias preocupantes del Madrigal, donde el Villarreal fue capaz de igualar el partido a cuatro en apenas doce minutos con póquer de goles de Sörloth. La tarde se torcía y más cuando el árbitro anula un gol a Ayoze en el 80’ tras llamada al árbitro desde el VAR. Al contrario de lo que sucedió en Las Palmas, donde un penalti a favor nuestra fue anulado tras la misma consulta.

Final del partido en ambos estadios y que trae como consecuencia la clasificación matemática para competición europea por cuarta temporada consecutiva y eso es incontestable. Algunos lo verán como premio menor, pero yo hago una lectura positiva dadas las circunstancias en las que hemos competido durante todo el año y creo que la clasificación obtenida está a la altura de los méritos contraídos durante el curso. Lejana parece ya esa inestabilidad que hacía peligrar nuestra presencia en Primera División. A seguir creciendo.

Últimos kilómetros el sábado donde toca paseo del líder en la Castellana y nosotros con Europa en el maillot, luego descansar y desconectar para volver a ilusionarnos con este veneno verdiblanco. Mucho ánimo a las aficiones de Cádiz, Granada y Almería por su descenso a Segunda División. Los que hemos sufrido varios descensos en nuestras carnes sabemos por el mal trago que estarán pasando. Aún nos queda disfrutar de la eliminatoria final de ascenso del Betis Deportivo a Primera Federación y de la brillante clasificación de nuestro División de Honor Juvenil a la Final a Cuatro de la Copa de Campeones. Y por supuesto enorme felicidad por la extraordinaria consecución de Copa del Rey por parte del Real Betis Futsal, qué bonita se ve siempre una Copa con las cintas verde y blanca. Seguro que veremos más.

Últimas pedaladas hacia una Europa que tiembla. Vuelve el Real Betis Balompié.

Nueva web Real Betis