Rubi, destituido; Alexis, coge el mando

0
1272
Era la crónica de una muerte anunciada, aunque se ha hecho esperar. Rubi, tras la derrota sufrida en San Mamés, ha perdido su última vida y Alexis Trujillo asumirá la responsabilidad en el banquillo para lo que resta de temporada. Sin embargo, este paso se tendría que haber dado hace tiempo, pues la imagen que ha dado el Real Betis esta temporada no es digna de un equipo que quería luchar por la Europa League. 
 
El técnico catalán se ganó más vidas de las que tiene un gato, pero no ha sido por muchos méritos ni por el juego que ha mostrado la plantilla precisamente. Los de las trece barras solo han conseguido una victoria a domicilio en toda la temporada, cayeron en Copa del Rey ante el Rayo Vallecano y perdieron el objetivo de conseguir un puesto europeo antes del parón, entre otras cosas. Además, Rubi no ha conseguido crear una sentimiento de colectividad ni conexión en su plantilla, pues, de hecho, se ha mantenido con vida gracias a algunas individualidades. 
 
No obstante, tras el confinamiento, se ha visto un Betis más lastrado -si cabe-, sin ganas, sin ambición. Si la paciencia de los béticos ya estaba agotada, esta imagen ha sido la gota que ha colmado el vaso. Derrota ante el eterno rival, empate -a duras penas- contra el Granada y una derrota llena de pasividad en San Mamés ha sido lo que ha terminado definitivamente con la etapa de Rubi. 
 
Aun así, no es el único cambio que necesita este club para que de verdad se pueda hablar de crecimiento. El Real Betis necesita una revolución y empezar a trabajar seriamente de cara a la próxima temporada para que lleguen esos éxitos deportivos de los que tanto se ha hablado y de los que aún no se ha visto ningún rastro.
 
Esta campaña ya no tiene solución, pero, en los partidos que restan, Alexis tendrá que estar pendiente de no sufrir en exceso, pues los puestos bajos están cerca. El jueves se estrenará ante un Espanyol que sueña con la salvación.