La Maglia Verde. Cuando las cosas van mal, siempre pueden ir peor. 2-0. Rayo Vallecano vs Real Betis

0
450

2 - 0
Tiempo completo
lejeune 40'
1-0
Camello 78'
2-0
Colegiado: Pulido Santana
VAR: Iglesias Villanueva

Nueva web  ➡ Ficha del partido ➡ Post del partido ➡ Galería de fotos 

Partido de la primera vuelta

Nuestro Real Betis Balompié ha visitado al Rayo Vallecano de Madrid en  partido correspondiente a la jornada 29 del campeonato nacional de Liga. Nueva derrota y peores sensaciones, cero de nueve en los tres últimos partidos disputados.

Comentábamos en otra Maglia Verde que Luis Aragonés, el sabio de Hortaleza, sólo miraba la clasificación en las diez últimas jornadas ligueras, y quedan nueve. La derrota de ayer confirma la mala racha verdiblanca precisamente en el momento en el que se va a decidir la competición. Todos los equipos se juegan algo y van al límite. Hay en esto cierto paralelismo con las grandes vueltas de tres semanas (Giro, Tour y Vuelta): en la última  todas las escuadras tienen objetivos que cumplir, incluso los que hasta ese momento no han conseguido ningún triunfo de etapa y lo intentan hasta la extenuación para lograrlo, así como el que tiene una plaza privilegiada y quiere conservarla. En el libro Tres semanas, ocho segundos, de Nigel Tassell,  el autor hace una correspondencia en cada capítulo con cada una de las semanas de competición. Y refleja la resolución de aquel famoso Tour de 1989 a favor de Greg Lemond sobre el francés Laurent Fignon,  en la contrarreloj de la última etapa en Versalles. Ocho segundos para decidir tres semanas de dura competencia con Alpes, Macizo Central, Pirineos… por medio.

La ley de Murphy dice que si algo puede salir mal, saldrá mal. Y ayer lo pudimos constatar en la visita a Vallecas. El equipo franjirrojo salió atenazado por su preocupante clasificación liguera, unido al mal ambiente en la grada con protestas hacia su directiva. Parecía la oportunidad idónea tras los dos últimos batacazos para intentar sumar tres puntos que nos acercaran a los puestos europeos, y de hecho el equipo comenzó bien. Tras el pitido inicial se veía a un Betis que controlaba la situación y  combinaba arriba con aproximaciones más o menos peligrosas. El Rayo se conformaba con ir a rueda agazapado con la idea de dar algún zarpazo en algún balón en largo o contra. Así en el 21’ Fekir tuvo en sus botas el primer gol del partido pero el palo repelió el disparo del franco argelino cuando ya cantábamos gol. La cosa empezaba a torcerse.

Con el transcurso del tiempo el partido fue a menos, y el Betis diluyendo,  entrando en una fase de brusquedades hasta que llegamos al tramo final del primer acto. Segunda falta peligrosa al borde del área concedida por nuestra defensa que esta vez no desaprovechó el Rayo. Golpeo durísimo de Lejeune que dobla las manos de Rui Silva y el balón entra por la escuadra. Primera aproximación del equipo rayista y primer disparo a puerta, gol. Si las cosas van mal, pueden salir peor.

Salieron los mismos once jugadores tras el descanso pero la tónica era la misma, el partido siguió muy trabado con muchas interrupciones, cosa que no interesaba al Betis en su búsqueda por igualar el marcador. La mejor noticia del triste partido de ayer fue el regreso de Isco, a quién el equipo ha echado mucho de menos.

Pero la inoperancia bética era cada vez más latente y el equipo madrileño se sentía cómodo a rueda y con aire a favor. Ejemplo de lo que fue el partido: Carvalho, recién incorporado al campo, regala un balón en la frontal del área a Camello que sólo ante Rui Silva dispara fuerte pero centrado y el portero portugués salva el 2-0. Sigue el encuentro con un Betis que parecía cogerle asco a la situación como carretera de pavés, lluvia y viento de cara y ni se aproxima a la portería local para poner a prueba al portero en algún tiro a puerta que al menos creara cierta ilusión por empatar. El Betis no fue de verdad  y así en el 77’ en un saque de banda del Rayo, y ante la pasividad de nuestra defensa, Camello esta vez sí marca y pone un insalvable 2-0 en el marcador que se veía venir.

Ya sólo al final el Betis se acercó más, quizás más porque el propio Rayo temiera cometer algún error que pusiera en riesgo tan preciado botín que por lucidez bética en ataque, pero el marcador no se movió.

Toca parón en la Liga que nos puede venir bien para recuperar efectivos y que el equipo vuelva a la senda de la victoria, que tras aquel ilusionante 3-1 frente a uno de los equipos punteros de la competición como el Athletic de Bilbao se nos resiste. En la próxima jornada visitaremos al equipo revelación de la Liga, el Girona FC. Un equipo el gerundense que nos recuerda a ese corredor con el que no se contaba al principio y de manera insospechada se establece en los puestos altos de la clasificación general por méritos propios. No queda otra que seguir y, si para competir en bici hace falta unos buenos pulmones,  terminamos recordando a nuestro sette pulmoni, D. Luis del Sol Cascajares, que decía que se puede perder pero darlo todo en el campo (como en la carretera con la bici) es innegociable. El propio Isco hizo alusión a la actitud a la finalización de la contienda. Ojalá se revierta la situación. Equipo y tiempo hay.

Vamos Betis, siempre contigo. Manquepierda

Nueva web Real Betis