El plan quiere la Copa. UNOxUNO del 0-4 Real Sociedad – real Betis

0
7607

En otro recital en las dos áreas, el Betis de Pellegrini pasó por encima de uno de los mejores equipos de la liga, de Anoeta y de sus propios fantasmas (casi 20 años sin ganar en Donosti) para plantarse en semifinales de una Copa donde por méritos propios se ha ganado la vitola de favorito. William Carvalho lideró, Canales volvió a ver lo que nadie ve, Rui Silva dejó el momento de la temporada y Juanmi, como siempre, ejecutó. Todo salió bien en otra noche histórica. Van muchas. Y ojalá que queden otras tantas.

No se cansan de ganar. No se cansan de golear. Y no se cansan de darnos motivos para ser felices. Nos lo merecíamos y esta plantilla tambíen. El Betis y los béticos merecíamos, después de tantos años, disfrutar de noches históricas y la de ayer en Anoeta fue una de ellas. Con un contexto que invitaba al pesimismo del más optimista, contra un rival temible que preparó una encerrona en su casa, contra todo y contra todos, el Betis no ganó, goleó. Porque este Betis de Pellegrini está por encima de cualquiera.

Pellegrini volvió a variar el sistema y la forma tan voluble que tiene este equipo de jugar. Con la ausencia de un MCD puro, no le quedó otra que poner a Edgar en esa posición y el canterano respondió. El técnico chileno tuvo la fortuna de tener muchos días por delante para preparar el duelo en Anoeta y engrasó perfectamente las virtudes del catalán en el sistema defensivo y ofensivo del equipo.

Cuando el Betis estaba en posesión del balón o en ataque posicional Edgar se incrustaba entre los dos centrales y los dos laterales se situaban muy arriba para dar amplitud al equipo y permitir que tanto Juanmi como Canales tuvieran libertad de movimientos para aparecer por los espacios que se producían en los pasillos interiores. En salida, la consigna era clara, así se lo expresó Canales a Edgar, girar y tocar rápido para saltar la primera línea de presión de la Real, la más peligrosa, y que tan bien lo hizo el equipo de Pellegrini durante la primera mitad. La figura de Edgar fue a nivel circunstancial y estructural, la más importante del partido.

En materia colectiva, el Betis brilló con la gran activación de sus jugadores tras pérdida y, sobre todo, con esa capacidad e intensidad de ir a por el balón dividido. Los de Pellegrini los ganaron todos por confianza y ganas. Un homenaje al compromiso y una sensación de que todos confían y creen en el plan y en sus compañeros. Si todos van a una, es mucho más sencillo.

Hemos hablado como actuó el equipo sin balón porque con balón ya lo vimos todos: qué manera de decidir bien y qué manera de ser decisivo en cada área. El Betis llegaba y era gol, la Real llegaba y el Betis le impedía marcar ese gol. Una diferencia que marcó el partido y el resultado.

Y es que este Betis del ingeniero tiene infinidad de recursos para adaptarse a cada situación del juego. No es como juega este equipo es como se adapta a cada contexto de un partido y encuentra los caminos para generar ventajas. Te puede hacer gol con un ataque posicional, te puede hacer gol a la contra o robándote el balón muy arriba. A balón parado y con un balón largo. Te puede hacer en definitiva gol de cualquiera de las maneras. Y no es solo eso. Puede tener el balón para defender y puede defender juntando las líneas y formando un bloque defensivo cuando el rival ataca que ni una de las mejores ofensivas de la liga pudieron derribar. En definitiva, el plan es tener mil planes y adaptarlos y potenciarlos con los jugadores que se dispongan.

Es fundamental en esos planes los rendimientos y la confianza de los jugadores y es que actualmente hay varios jugadores del Betis que están en su mejor momento de la temporada y seguramente en el mejor momento con esta camiseta.

Que venga el siguiente. Que venga el Villarreal. Este equipo se ha ganado con creces el derecho a soñar. Soñemos todos juntos.

(Comentario del que escribe: emociona mucho para un bético de Madrid, entrar a un bar cualquiera donde ponían el partido y que parezca un bar de Sevilla. Que parezca que estamos en casa. Que grande es este equipo)

El uno a uno:

Rui Silva (10): No es solo esa parada que todos sabemos, también la que le saca a Oyarzabal abajo en la primera mitad y toda la seguridad que demuestra. Una actuación que se recordará durante años en el Villamarín. Una parada que puede valer una copa.

Sabaly (8): Es el fichaje de invierno. A nivel defensivo es un auténtico seguro y a nivel ofensivo cada vez va a más. Da mucho aire y alas al equipo desde la derecha. Y su intensidad sin balón es muy importante.

Bartra (9): Le sacaron una amarilla de chiste y pese a ella continuó rindiendo al máximo nivel. Está en el mejor momento de su carrera, con una confianza brutal en su forma de jugar. Líder general de la defensa verdiblanca. Con el equipo y el viento de cara es un defensor diferencial.

Víctor Ruíz (7): En dinámica positiva todos los jugadores tienen más confianza y hoy en Victor se vio. Muy seguro atrás. El Betis dejó la portería a cero, lo cual solo puede decir cosas positivas de los centrales. Gran pase en el cuarto gol.

Alex Moreno (9): Aparte de su gran nivel ofensivo y defensivo su gran mejora viene en lo que ha vuelto a mostrar hoy: su toma de decisiones. Cuando llega a posiciones avanzadas siempre toma y ejecuta la mejor forma de definir esa jugada. Y eso en el mundo del fútbol es confianza y vale mucho dinero.

Edgar (8): No hizo un partido sobresaliente, ni fue el mejor del encuentro, pero su función, por contexto y por posición en el campo, fue fundamental para que el Betis ganara hoy. No se complicó, tocó rápido y dio salida al Betis liberando a quien tiene que tener el peso del balón en este equipo.

William Carvalho (10): Clase mundial. Va de exhibición en exhibición. Todos los balones pasan por él, o deberían pasar por él, ya que siempre que la recibe mejora la jugada y encuentra liberado a quien tiene la capacidad para desnivelar el partido. Recibe, lo esconde, atrae, suelta y libera al mediapunta. Es impresionante lo fácil que hace una de las funciones más complicadas del fútbol.

Canales (9): Estaba pasando más desapercibido de lo que acostumbra pero en cuanto vio sufrir al equipo y bajó varios metros para darle salida mejoró una barbaridad. Lo que tienen los grandes jugadores, no necesitan aparecer para ser decisivos. Y hoy Sergio lo volvió a ser. No marcó ni asistió pero hizo lo más importante. Con su pase en el segundo gol, en el peor momento del equipo, rompió la defensa rival y desniveló el partido. Con un solo pase. Y con un pase que solo vió él y Alex, que creyó en él.

Fekir (8): Un partido donde trabajó más que brilló en su fútbol nos puede decir que no fue un partido cómodo para el francés pero también nos habla del compromiso de Nabil. Cómo Canales no apareció pero volvió a ser decisivo provocando una acción de gol. Otra más.

Juanmi (10): El ejecutor silencioso de este equipo. Es impresionante la capacidad de definir que tiene en el área. Es que sabes que cuando le cae el balón va a ir dentro. Un seguro de gol.
Borja Iglesias (8): Partido de trabajo y más trabajo del panda. Jugando de espaldas e incomodando a los dos centrales de la Real con su presión y su presencia.

Willian José (8): El Betis tiene dos DC en forma, con confianza y con ganas. Y eso solo puede ser muy positivo. Qué manera de lanzar un penalti.

Ruibal (7): Es un jugador de rotación interesantísimo. Por su capacidad de trabajo pero también por lo que demostró ayer: es buenisimo al espacio y en las contras. Ya le tocaba marcar y recuperar esa confianza. Otro más que suma.

Rodri (SC): Salió para dormir el partido con el balón.

Joaquín (SC): El capitán debía sumar y estar en el césped en esta noche histórica.

Post del partido
Ficha del partido