Setién: Si los resultados hacen que yo me tenga que ir, el proyecto habrá fracasado y este club deberá empezar de cero

0
273

Quique Setién comparecía en la mañana de este viernes en la rueda de prensa previa al partido ante el Celta que se vivirá en Balaídos a las 12:00 horas de este domingo. El técnico cántabro analizaba cómo se encontraban sus jugadores de cara a esta jornada: “Todo el mundo se ha entrenado muy bien. Están todos con muchas ganas y motivación. Hoy hemos preparado muchas cosas de las que queremos hacer. Están todos involucrados, que es lo habitual. Siempre he visto al equipo bastante bien. Estamos concienciados de poder revertir la situación. Sabemos que los doce partidos van a ser doce finales. Lo que queremos sumar los máximos puntos para estar en Europa el próximo año”.

Por otro lado, habló de la cara más negativa para el viaje a tierras gallegas, las bajas de Barragán y Junior: “Junior todavía no ha entrado en el grupo. Le va a llevar un tiempo. No está aún en condiciones de participar, le faltan todavía algunas semanas. También perdemos a Barragán. Tenía unas molestias en el pie y al final ha preferido descansar. Son los dos jugadores afectados por las lesiones. El resto sólo tiene cosas pequeñas”.
 
Tello, que recibió hace poco el alta médica de su respectiva lesión y ya tuvo minutos, podría ser una de las opciones para saldar esas bajas: “Es una posibilidad. La realidad es que en el último partido no se encontró tan bien como en la vez anterior. Ahora necesita minutos, pero es normal que le pueda costar en el aspecto físico. Vamos a ver si nos arriesgamos a ponerlo de inicio o no”.
 
Respecto a las críticas que ha recibido y el apoyo que le ha mostrado el club, que sigue confiando en sus planes, Setién ha querido posicionarse: “Hago una puntualización. No me están apoyando a mí, sino a un proyecto en el que todos estamos involucrados. El hecho de que una parte de la grada se fije en mí me parece excesivo. Si entendemos que termino fracasando, habremos fracasado todos. Estamos intentando darle a este club algo que no tenía hacía mucho tiempo. No me están dando el respaldo a mí, sino al proyecto del club. Lo importante es la institución, el club. Todo el mundo piensa en el próximo resultado, pero para tener estabilidad hay que mirar más allá. Si por dos resultados o un fracaso puntual pones en riesgos un proyecto, difícilmente se va a triunfar. Si yo me voy un día de aquí, hay que empezar de cero. Yo me quiero agarrar a esto, sino yo pienso en el Betis. Por eso yo expuse que quería tres años, porque yo pienso que voy a estar toda la vida. No se construye nada para que dure en el tiempo en cuatro días. No siempre vas a ganar. Si no somos capaces de superar esta situación tendrá que empezar de cero. Y es muy duro, de verdad. Es un despilfarro de dinero muy grande. Todo tiene que ir mejorando poco a poco, pero sabiendo cuál es el objetivo y el tiempo necesario”.
 
El míster, además, ha conseguido hacer un poco de autocrítica, aunque no sin pedir que necesita tiempo para que su proyecto salga adelante y se consolide: “Yo lo único que puedo decir que humildemente reconozco que muchas veces me puedo equivocar. Yo no puedo hacerle caso a todo el mundo. Ojalá pudiera acertar siempre. Pero sí digo que no se me ha olvidado lo que aprendí cuando gané en Milan, entramos en Europa o ganamos en Barcelona. Yo no tomo las decisiones por capricho. Reconozco, como todos, que me equivoco, faltaría más. Al final aciertas o te equivocas, pero eso nos pasa a todos. Cuesta muchísimo crear las cosas. Y en nada, con una carga de dinámica, derrumbas un edificio que te ha costado construir. Yo lo he visto toda la vida en el equipo de mi alma. Llegaban jugadores y entrenadores y todo iba cambiando. Mirad las grandes empresas a cuanto tiempo hacen los proyecto, cuánto tiempo tardan en ganar dinero. Hay que analizar las cosas más en general que respecto al último partido. Creo que hemos avanzado muchísimo en este año y medio como para que por dos resultados malos o cuatro te lo cargues. Lo veo así y lo hablo con humildad y sinceridad. La persona importante no soy yo, sé que algún día me tendré que marchar. Me iré y encontraré un equipo. Pero el club iniciará otro proyecto. Para qué cambiar otra vez cuando hay muchas cosas que funcionan bien. Preguntad a la gente, a los jugadores. Hacemos todo lo humanamente posible, hay que ver las cosas con un poco de perspectiva”.
 
En cuanto a su futuro como entrenador verdiblanco, se ha mostrado algo dudoso: “He venido por tres años. Y es verdad que pueden pasar cosas que cambien las cosas por parte del club o por la mía. Tengo mucha más inspiración cuando las cosas van mal que cuando van bien. Cuando las cosas van mal sólo puedes ir hacia adelante. Cuando ganamos en Milán pensé: ‘Me cago en la puta cómo no gane el próximo’. Sé lo que dura la victoria y la derrota en el fútbol”.
 
Finalmente, echó la vista hacia las dos eliminatorias perdidas recientemente: “Evidentemente, al principio de la semana fue duro porque es verdad que tienes que superar las decepciones pero no es fácil. Cuando te creas las expectativas que te creas, la decepción va en la misma medida. Venimos de unas semanas que no son buenas y no nos queda más que asumirlo y superarlo. Los jugadores están bien, con ganas y con la confianza de ir a Vigo para sacar el partido adelante y así tener las cosas más fáciles de cara al futuro. Yo siempre estoy preocupado con mi equipo, con la respuesta que damos. Sobre todo, cuando las cosas que planteas no sales. Hay muchas cosas dentro de los partidos que te hacen estar preocupado porque ves que no avanzas, pero más o menos lo estoy como siempre. No estoy especialmente preocupado. Muchas de las cosas que no hacemos bien forman parte del fútbol”.