Punto y final al desastre. Previa Real Madrid – Real Betis

0
690
El Real Betis afronta su último partido de esta temporada más bien amarga viajando hasta la capital española para hacer frente a un equipo que también ha sufrido uno de sus peores años, el Real Madrid. Dos conjuntos que no han dado lo esperado se jugarán los últimos tres puntos para despedir la temporada con una pequeña alegría, aunque ya no tienen nada que ganar. 
 
Joaquín se apiadó del Villamarín
 
El conjunto de Setién y toda la afición bética ya afrontaba este último tramo de la campaña con la moral por los suelos. Han sido muchos malos momentos y malos resultados durante toda la temporada y el Real Betis ya no se jugaba nada en las jornadas finales. Sin embargo, el último partido en casa debía ser una victoria, para honrar el escudo y consolar -por decirlo de alguna forma- a sus fieles. Y ahí estaba Joaquín para derrotar al ya descendido Huesca. El portuense, con un doblete, daba los tres puntos a los de las trece barras con un gol en el último minuto, reflejando en su celebración la rabia que llevaba dentro tras estos meses agónicos. 
 
El cuadro verdiblanco llevaba desde el siete de abril sin conseguir un triunfo como local y fue ante un tocado Villarreal repitiendo el mismo resultado del domingo pasado (2-1), pero en esa ocasión el doblete tenía como autor a Lo Celso. No obstante, fuera de casa ya van dos meses de sequía y la victoria volvió a ser con un equipo que atravesaba un mal momento, el Celta. Un gol de Jesé y el único desde que aterrizó en Heliópolis dio los tres puntos al Betis. Por ello, este fin de semana será clave para rascar algún punto más para su casillero y volver a mojar a domicilio. 
 
Para el partido ante el equipo merengue, el técnico cántabro no podrá contar con Joaquín, por acumulación de tarjetas, ni tampoco con los lesionados Canales y Barragán. 
 
Temporada para olvidar
 
El Real Madrid ya tiene asegurada su tercera plaza de la tabla de clasificación, pero esta campaña ha sido una pesadilla para los aficionados merengues. Comenzó con Lopetegui, siguió con Solari y acaba con Zidane. Todo esto se debe a la cara mostrada por el conjunto blanco desde que empezó la competición doméstica, además de haber quedado eliminado de la Champions League ante un gran Ajax y haber caído en la Copa del Rey frente a su gran rival, el Barcelona. El Madrid ha echado en falta a su goleador clave, Ronaldo, figura que no ha podido ser igualada por ninguno de sus delanteros, además de haber visto sobre el terreno de juego a un equipo que le costaba conectar. 
 
En la penúltima jornada, los de Zidane volvieron a caer. Aunque fueron los encargados de estrenar el marcador en Anoeta con un tanto de Brahim, que ha gozado de pocos minutos durante toda la temporada, la Real Sociedad se repuso, aprovechó que el Madrid se quedaba con 10 y acabó venciendo por 3-1, pues se le hacían necesarias los puntos a los vascos si quieren soñar con Europa una jornada más. Sin embargo, suman cinco jornadas sin perder en casa, siendo su última derrota en el Bernabue contra el Barcelona, que aprovechó la eliminatoria de la Copa del Rey para seguir abriendo la herida y, con un gol de Ivan Rakitic, arrebatarle tres puntos. 
 
El técnico francés no podrá contar para este partido con los sancionados Casemiro y Vallejo ni con los lesionados Ramos y Odriozola.
 
Reconquistar el feudo blanco
 
La campaña pasada el cedido Sanabria ya dejó un buen sabor de boca en la capital cuando logró que el Real Betis se llevase los tres puntos con un tanto sobre la bocina, en el minuto 90 de partido. No obstante, los dos últimos encuentros entre ambos han tenido lugar en el Villamarín y en ninguno de ellos salieron los verdiblancos bien parados. En el de la temporada pasada, el Madrid se impuso por 3-5 y en el más reciente, el marcador fue más leve, pero la victoria tuvo el mismo dueño. Todo se inició con un gol de Modric que logró empatar Canales en la segunda mitad, pero una falta lanzada por Ceballos acababa en la portería de Pau López y los tres puntos volvían a ser blancos. 
 
A estas alturas, el destino de sendos equipos está decidido, no hay nada por lo que luchar. No obstante, podría tomarse este enfrentamiento como el partido del honor, solo para terminar esta temporada con un buen resultado que, aunque no haga olvidar todo lo ocurrido, deje una sensación diferente a lo vivido durante tantas jornadas.