Un sueño cumplido después de 30 años.

0
12422

CompeticiónPost del partido ➡   Ficha del partidoGalería

Lo que empezó como un rumor, con el correr de los días fue tomando más fuerza, hasta que se confirmó que el Betis, mi Betis, jugaría en la Argentina… faltaba confirmar la fecha y el lugar. Pasaron unos días hasta que se confirmó que sería en Mendoza, el 13/11/2022.

Le dije a mi pareja: nos vamos a Mendoza para el fin de semana del 12 y 13. Ahora tenía que organizar si podía cambiar los días que trabajo desde casa, para que sean el viernes y el lunes, como para tratar de poder estar más días y poder tener mayor contacto con los futbolistas del club.

Después de confirmar como viajaríamos y donde nos hospedaríamos, viví la semana previa con mucho nerviosismo, y con la decepción de la derrota en Valencia.

Llegamos el jueves muy tarde, casi viernes, es decir, exactamente un día antes que la delegación bética. El día se me pasó entre mates; trabajo y la ardua tarea de conseguir información sobre a qué hora llegarían y donde se hospedaría el plantel. Con la tarea de inteligencia completa, partimos hacia el hotel a eso de las 21 horas, la espera se hizo interminable hasta que casi 3 horas más tarde, luego de observar los preparativos de la seguridad del hotel, aparecen dos micros, a los que recibí flameando mi bandera, junto a un par de hinchas de la entidad.

Los jugadores empiezan a bajar, pero la seguridad del hotel no nos dejaba acercar lo suficiente, los jugadores saludaban a cada vez que escuchaban que los llamábamos, hasta que apareció Joaquín, que no solo saludo, sino que también se acercó al vallado y pidió a la gente de seguridad que nos deje acercarnos para poder saludarlo y tomarnos una fotografía con él, enorme gesto del capitán. Una vez que ingreso todo el plantel, me hicieron la nota que luego subió el club a sus redes sociales y ahí exploto todo. Me llegaron infinidad de mensajes de otros béticos, a los que agradezco profundamente, es hermoso sentirse cerca de otros hinchas de tu club, a pesar de la distancia.

Nos informaron que el día del partido a las 10 am podríamos ingresar al hotel para tener contacto con algunos jugadores y así fue… luego de ingresar a una de las salas del hotel nos estaban esperando Dani Martin, Juan Cruz y Rui Silva, además estaba el gran Rubén Cousillas. Pudimos charlar con ellos, sacarnos fotos y compartir beticismo. Fue hermoso para hinchas del club que estábamos a más de 10.000 kilómetros de Sevilla poder conocer a los futbolistas que vemos jornada tras jornada por televisión.

Luego de esa pequeña reunión, pude quedarme en el lobby del hotel donde me crucé, saludé y me pude sacar fotos con Borja Iglesias; Canales y Miranda, entre otros. Además de poder saludar a los ex jugadores argentinos que fueron invitados por el club.

Como el comedor quedaba en el primer piso, un rato antes del horario del almuerzo subimos con Alejandro, uno de los miembros de la PB La Periférica, para ver si nos podíamos cruzar con el resto del plantel. De a poco fueron pasando todos los jugadores del plantel, a los que pudimos saludar y tomarnos fotografías. Solo faltaron los futbolistas que estaban con su selección o lesionados.

Dejé el hotel con una felicidad infinita, volví a donde estaba parando para preparar todo para ir al partido, me puse otra camiseta del Betis, agarre la bandera y nos fuimos para el estadio, fue una sensación extraña estar cruzando a miles de hinchas de River, enfundado con la remera del Betis. Aclaro que las personas que me dijeron algo, tanto a la ida como a la vuelta del estadio, fueron positivas.

Una vez dentro del estadio, compartí el partido con Christian de la PB Oh Juan Miguel, que después de unos inconvenientes en el paso fronterizo con Chile, pudo llegar a la cancha. En las tribunas se percibía un clima festivo por la despedida de Marcelo Gallardo de la dirección técnica de River Plate, luego llego el partido, con el desarrollo que todos saben que tuvo… desde antes que empiece, tenía claro de que el partido iba a ser más o menos como fue.

Cuando volvía caminando del estadio me cruce con los micros de la delegación del club, la que despedí flameando mi bandera de “Dicen que estamos locos de la cabeza”, así terminó mi domingo soñado. Al día siguiente pude pasar por el hotel para saludar y agradecer a los jugadores, cuerpo técnico y empleados del Betis, antes que dejen el hotel. El destino hizo que me los volviera a cruzar en el aeropuerto, cuando me volvía a Buenos Aires y ellos partían para Chile.

Fueron 3 días llenos de emociones, que reafirmaron mi necesidad de conocer el templo. Espere 30 años en ver al Betis en vivo, de lo que estoy seguro es que no voy a dejar pasar tanto tiempo para conocer el Villamarín.

 Ese, quizás, sea otro relato.

Saludos a mis hermanos y hermanas Béticos y Béticas.

Sergio Cipriotti
@betisargentina